Odebrecht: Muerte fulminante de testigo clave y envenenamiento de su hijo sacuden a Colombia (VIDEO)

shadow

 

BOGOTÁ.- La muerte fulminante de un testigo clave y, al cabo de tres días, de su hijo por envenenamiento determinaron que la investigación del caso Odebrecht se asome al abismo de una red criminal que va más allá de los sobornos pagados por la constructora.

El informe de Medicina Legal asegura que Alejandro Pizano murió por intoxicación de cianuro tras beber de una botella que estaba en el escritorio de su padre, fallecido tres días antes, ensombreciendo  las indagaciones de un escándalo que se remonta a la financiación de las campañas presidenciales de 2010 y 2014.

Este nuevo capítulo comenzó el pasado jueves, cuando el ingeniero Jorge Enrique Pizano, interventor de la Concesionaria Ruta del Sol, un proyecto en el que participó la compañía, falleció en su finca de Subachoque, a unos 40 kilómetros de Bogotá.

Pizano, cuya muerte se atribuyó desde el principio a un infarto, era uno de las piezas más importantes para recomponer el caso. Detectó varias irregularidades relacionadas con la obra, en la que trabajó desde 2010, y en 2015 informó al actual fiscal general de Colombia, Néstor Humberto Martínez, aunque este asegura que no tenía certeza de que se trataba de sobornos.

Martínez era entonces abogado del Grupo Aval, conglomerado bancario que controlaba la mayoría de las acciones de Corficolombiana, una empresa de soluciones financieras.

El hijo de Pizano, el arquitecto Alejandro Pizano Ponce de León, se enteró el viernes por la mañana del fallecimiento de su padre y de inmediato viajó a Bogotá desde Barcelona, donde vivía.

 El pasado domingo, según ha adelantado este martes Caracol Radio, fue hasta la finca familiar y, en presencia de su hermana Juanita, se desmayó repentinamente. Según ha confirmado el Instituto de Medicina Legal, “la causa del deceso fue envenenamiento por ingesta de cianuro”.

“Las pruebas recaudadas en la residencia de sus padres indican que la víctima habría encontrado el cianuro en una botella de agua saborizada que se hallaba en el escritorio de su padre, de la cual ingirió un sorbo”, señala el informe.

“Según personas cercanas a la familia, después de la ingesta del agua, la víctima advirtió un mal sabor e intentó expulsar el líquido; pocos minutos después presentó fuertes molestias estomacales y falleció de camino al hospital”. Así lo determinan las pesquisas. La hermana relató que “dijo que sabía inmundo y se desmayó”.

Los investigadores  que continúan las conclusiones de Medicina Legal, “recibieron por parte del personal médico la botella de agua saborizada a la cual se le realizan los análisis correspondientes”.

La Fiscalía General de la Nación informó  que también ha abierto una investigación penal para determinar las causas por las cuales se encontraba esa sustancia en la casa del padre de la víctima. De momento, la evolución de este caso, que siembra dudas también sobre las circunstancias de la muerte de Jorge Enrique Pizano, ha conmocionado al país y amenaza con provocar un terremoto político. (ECHA- Agencias)