ONU denuncia que barreras a la mujer rural impiden desarrollo sostenible

shadow

 

 ROMA.- Las barreras que sufren las mujeres en el campo son un impedimento para el desarrollo sostenible, por lo que deben atacarse sus causas estructurales, advirtieron hoy distintas agencias de la ONU en un acto en Roma.

El director general de la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO), José Graziano da Silva, destacó que las mujeres, a pesar de representar el 45 % de la mano de obra agrícola, “desafortunadamente siguen teniendo grandes dificultades en los países en desarrollo“.

grazianodaS
Director general de la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO), José Graziano da Silva.

Entre ellas, la falta de acceso a los recursos naturales, a la información y a los mercados, lo que les impide desarrollar sus actividades, apuntó el responsable, que agregó que la agenda fijada por la comunidad internacional para 2030 “reconoce que la igualdad de género es fundamental para el desarrollo sostenible“.

Durante el acto, organizado por Naciones Unidas y la Unión Europea (UE), el presidente del Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola (FIDA), Kanayo Nwanze, aseguró que “cuando se invierte en una mujer, se invierte en la comunidad”, ya que se mejora la salud y nutrición de los niños.

Para la directora de Emergencias del Programa Mundial de Alimentos (PMA), Denise Brown, su trabajo en el terreno le ha hecho ver que las mujeres son, junto con los niños, “los más vulnerables” cuando estallan crisis como la sequía de El Niño en Madagascar o la violencia en Nigeria.

En África occidental, por ejemplo “las mujeres tienen menos recursos, muchos menos años en educación, pero saben lo que necesitan y hacer las inversiones necesarias” en un intento de integrarse en los mercados.

Con programas de participación femenina para administrar la tierra o acceder a las tecnologías, entre otros tantos, las agencias de Naciones Unidas dedicadas a la alimentación destacaron la importancia de fomentar las políticas de género.

A ellas se sumó la directora de Programas de ONU Mujeres, María Noel Vaeza, quien alertó de que “los cambios climáticos exacerbarán los obstáculos estructurales que padecen las mujeres y crearán otros nuevos”.

Menos del 20 % de los propietarios de tierras en el mundo son mujeres, según datos del organismo. Si las agricultoras tuvieran el mismo acceso a los recursos que los hombres, se estima que el número de hambrientos en el mundo se reduciría hasta en 150 millones por un aumento de la productividad, impulsando además la economía, según la ONU.

Reforzar las cooperativas de mujeres, establecer exenciones fiscales para ellas y ampliar sus capacidades para que integren sus productos en cadenas de valor sostenibles ambientalmente son algunas de las alternativas que defendió Vaeza.

El comisario europeo de Cooperación Internacional y Desarrollo, Neven Mimica, incidió en la idea de que “educando a mujeres se educa a una generación entera, lo mismo que pasa cuando se las empodera con el acceso a conocimientos, recursos y oportunidades”.

vikisueca
Al acto también asistió la princesa Victoria de Suecia como promotora de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, quien denunció las desigualdades que hacen que haya personas que enfermen por comer demasiado y otras por hambre.

La yemení Tawakkol Karman, galardonada con el Nobel de la Paz en 2011, denunció los bajos salarios que cobran las mujeres en el campo y el mucho tiempo que dedican, por ejemplo, a obtener agua y combustible.

En países en desarrollo de África y Asia, las mujeres trabajan de media entre doce y trece horas más que los hombres a la semana. Y mientras los hombres dedican entre un 30 y un 40 % de sus ingresos a sus hogares, las mujeres lo hacen con hasta el 90 %.

“Las mujeres tienen sentido de la responsabilidad y son capaces de sacrificarse por otros. No se puede hablar de derechos de las mujeres cuando tantas personas están muriendo de hambre por los conflictos”, enfatizó la activista, procedente de un país en guerra.

EFE/Foto: ifad.org