Oscar 2016: Entre El renacido, En primera plana y La gran apuesta

shadow

 

Ya estamos en el conteo final, a horas de conocerse que película se lleva el Oscar a casa en este año 2016. Para muchos es un hecho que la triunfadora será The Revenant: El renacido, ganadora del Globo de Oro, para otros En primera plana se la lleva (sumó el Critics’ Choice Awards, el BAFTA y el SAG) y también tiene chances La gran apuesta (levantó PGA del Sindicato de Productores).

The Revenant: El renacido sorprende por su fuerza, su relato en primera persona y la capacidad de meterte dentro del protagonista, Leonardo DiCaprio. Sus ventajas, aparte de las actuaciones, es tratarse de un género clásico del cine norteamericano (el western), retratar la opresión a los indios y ser un taquillazo. La desventaja, el 2015 ganó la cinta de su director Alejandro González Iñarritu, Birdman, y es difícil que “repita el plato”.

En primera plana es favorita. Ha sumado dos premios que tienen entre sus votantes a miembros de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas (actualmente es una señal más acertada que haber levantado el Globo de Oro, un premio otorgado por la prensa extranjera, ajena a la Academia). Su desventaja, es un tema polémico que hiere susceptibilidades, aunque es importante resaltar que la Iglesia Católica (puesta en el banquillo de los acusados en este filme) no es tan gravitante en Estados Unidos como en Latinoamérica.

La gran apuesta cuenta la caída económica ocasionada por la crisis inmobiliaria en los EE.UU., y es la primera vez que se intenta narrar esta historia para que la “comprenda una audiencia masiva”. Tiene un muy buen elenco, y toca fibras que importan mucho entre los estadounidenses. La falencia, a pesar de los esfuerzos por simplificar el tema, sigue resultando sumamente densa.

Puente de los espías, se trata de una cinta redonda, pero sin opciones de ganar el Oscar. Relata un interesante pasaje histórico, desconocido para muchos, y tiene en Tom Hanks y Mark Rylance dos actuaciones de excepción. Asimismo, nos recuerda que Steven Spielberg continúa siendo uno de los mejores cineastas del mundo. De las nominadas, es posiblemente la opción que más agradaría al espectador promedio.

La habitación es un filme basado en un exitoso libro. La trágica realidad de una mujer que desde adolescente es encerrada en un dormitorio donde la ultrajan sexualmente, y fruto de esas violaciones da a luz un niño, al que protege del infierno que la rodea. Nos hace recordar un poco a Roberto Benigni amortizando el horror del holocausto a su hijo en la oscarizada La vida es bella. Se lleva el Oscar a mejor actriz para Brie Larson, no va a ganar el de Mejor Película.

Brooklyn: Amor sin fronteras es el raro caso, por lo menos en los últimos tiempos, de una historia de amor que compite por el Oscar. No tiene mayores opciones, ni siquiera de llevarse una de las estatuillas principales de la noche. Sin embargo es una historia correcta de laboriosa ambientación, por ahí puede sumar varios galardones en el aspecto de vestimenta, maquillaje, escenografía, etc.

De ganar Mad Max: Fury Road, el Oscar 2016 haría historia en sus propias estadísticas. Sería la primera vez que reconoce a un filme futurista y apocalíptico, y la segunda en el taquillero rubro de ciencia ficción. Hace unos años la última parte de El Señor de los Anillos se llevó la gloria, pero para muchos la obra de Tolkien es más épica que otra cosa. En el caso de Mad Max no se puede negar lo icónico del personaje y la vitalidad de este filme.

También de ciencia ficción y del futuro tenemos a Misión rescate, aunque se trata más que todo de un porvenir mucho más probable y menos violento que el del Guerrero de la carretera. El naufragio de Matt Damon en Marte pareció favorito al Oscar en algún momento del 2015, se estrenó hace meses. Hoy ya no se opina lo mismo. Manuel Salazar.

OTRAS NOTAS DEL OSCAR 2016: