Oscar 2016: Sylvester Stallone va ganador a Mejor Actor Secundario

shadow

 

La polémica se ha impuesto en esta categoría, para muchos críticos especializados el Oscar a Mejor Actor Secundario debería ir a parar al inglés Mark Rylance por Puente de espías o a Christian Bale por La gran apuesta, sin embargo quien tiene los bolos fijos es Sylvester Stallone por su posiblemente última aparición como Rocky Balboa en Creed: Corazón de campeón.

Sylvester Stallone ya ganó el Globo de Oro y el Critics Choice Awards por esta actuación de un avejentado y reflexivo ex boxeador que busca dejar su legado en un joven deportista. Los premios antes mencionados no son tan sensibleros como el Oscar, así que se espera que la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas reconozca a una de las figuras emblemáticas del cine norteamericano: Rocky Balboa.

Sin embargo, reiteramos que el trabajo de Mark Rylance como un espía soviético en Puente de espías (del cineasta Steven Spielberg) es soberbio. Sobre él y Tom Hanks descansan las mejores escenas de un filme que probablemente no ganará el Oscar, pero sí se lo merece. Por este rol ya ganó el BAFTA de Inglaterra.

Mark Ruffalo, una estrella de Hollywood que divide su tiempo entre ser el Hulk de las cintas de Marvel e interesantes proyectos como Foxcatcher y la película para televisión The Normal Heart. Esta vez compite por su personaje de un periodista de investigación en el filme En primera plana. A modo coral el reparto de esa cinta sobre pedofilia en la Iglesia ha ganado el SAG y el Premio de la Crítica, aunque individualmente no lo consiguió. Las nominaciones grupales no existen en el Oscar.

Christian Bale, ganador de un Oscar en 2011 por El luchador y nominado el 2014 por Escándalo americano podría dar la gran sorpresa gracias a su personaje de un obsesivo matemático que predice la debacle económica en los Estados Unidos. Su interpretación en La gran apuesta es laboriosa y perfeccionista, demostrando que en la escena actual es uno de los mejores actores.

Finalmente, Tom Hardy por el villano de El renacido. Tal y como el resto de esta potente película, se muestra salvaje, además de cobarde y atemorizado. Todas las características que su personaje necesitaba en la gran pantalla. Es más, su performance es tan buena, que Leonardo DiCaprio no hubiera brillado tan magnamente sin él al costado. Igual, se la lleva Sylvester Stallone. Manuel Salazar

OTRAS NOTAS DEL OSCAR 2016: