Peruano Francisco Boza esperó 50 años para bañarse en oro

shadow

 

Ingeniero, medallista olímpico, abanderado de Perú en Atenas 2004, presidente del Instituto Peruano de Deporte y, desde este martes, oro en fosa en Toronto 2015: Francisco Boza, a sus 50 años, puede presumir de ser uno de los atletas más polifacéticos de la historia de los Juegos Panamericanos 2015.

Este martes, en una ciudad canadiense inundada por la lluvia, “las estrellas se alinearon” y coronaron una carrera que dura ya 35 años.

“Era difícil disparar debido a los cambios en la luz, pero entonces las estrellas se alinearon y me ayudaron a ganar la medalla de oro”, comentó un emocionado Boza tras su victoria.

Y no es para menos. El camino hasta Toronto ha estado lleno de curvas y desvíos, con retirada por el medio incluida.

Francisco Boza tenía apenas 15 años cuando se plantó en sus primeros Juegos Olímpicos. Un adolescente peruano paseando por las calles de Moscú en 1980, en plena Guerra Fría, mientras sus compañeros de colegio acudían a clase.

Una experiencia vital en la que clasificó 32º en fosa y que le serviría de banco de pruebas para entrar en la historia de su país cuatro años después.

Francisco Boza se presentó en Los Angeles 1984 con la mayoría de edad en su carnet de identidad y la confianza por las nubes para colgarse una plata del cuello, la segunda medalla de su país en unos Juegos Olímpicos, 36 años después de la primera en Londres 1948.

Con participaciones consecutivas en Seúl 1988, Barcelona 1992, Atlanta 1996, Sydney 2000 y Atenas 2004, el recorrido olímpico de Francisco Boza acabó en Grecia, con la bandera de su país ondeando en sus manos.

Tiro errado en política

Siete Juegos curtieron su personalidad. Entre medias, encontró tiempo para licenciarse en ingeniería industrial en Alemania, idioma que, junto al inglés, es capaz de hablar y escribir a la perfección.

‘Pancho’, como se le conoce en su país, tampoco se perdió los Panamericanos de Mar del Plata 1995, Winnipeg 1999, Santo Domingo 2003 y Rio 2007 pero ha sido en Toronto donde, más de tres décadas después de su último éxito, por fin ha podido bañarse en oro.

“Nunca imaginé que sería tan afortunado como para ganar el oro. Dejé el deporte hace tres años y trabajé para el gobierno. Empecé a entrenar de vuelta en octubre de 2014. Ganar fue una sorpresa para mí. Nunca esperaba lograrlo”, comentó el martes.

Durante ese retiro, se dedicó a promover el deporte peruano como embajador, lo que le granjeó gran fama.

En 2011, el presidente Ollanta Humala no lo dudó y le encomendó dirigir el Instituto Peruano del Deporte, cargo del que dimitiría tres años después tras ser relacionado con un empresario acusado de actividades ilícitas.

También formó parte del Comité Olímpico Peruano y presidió la Comisión de Atletas de su país.

Perú acogerá los próximos Panamericanos pero aún se desconoce si Lima, su tierra natal, podrá contar con su disparador más letal.

“Siento que este oro es bueno para la juventud de Perú para que se prepare para representar a nuestro país en cuatro años”, concluyó.

Esa juventud se fija ahora en ese chico de 15 años que recorría Rusia y que este martes ha logrado bañarse en oro por primera vez 35 años después.

Andina

https://www.facebook.com/akio.tamashironoborikawa/posts/875932819151255