Poltergeist: los mejores y peores remakes de terror (3era parte)

shadow

 

Con esta nota llegamos al final de un repaso por las películas de terror que sembraron el miedo en las pantallas, algunas por ser de magnifica manufactura cinematográfica, pero la mayoría por tratarse de “baños de sangre” que se perennizaron en prolongadas secuelas y remakes.

Poltergeist ha sido la excusa para aventurarnos en recorrer varios títulos que nos acompañaron en nuestras vidas. Y es además un ejemplo perfecto, después del éxito del filme producido por Steven Spielberg en 1982, le siguieron otras dos películas que jamás estuvieron cerca de los índices taquilleros de la original. El remake que actualmente se encuentra en cartelera tampoco parece tener el brillo de antaño. En todo caso, está a tiempo de ir al cine y juzgar por usted mismo.

Quedan aún algunas cintas que sería una grave omisión dejar de mencionarlas. En 1968 el cineasta George A. Romero inició una saga fílmica que tiene serias repercusiones hasta nuestros días, La noche de los muertos vivientes. Zombis acechan a un poblado devorando seres humanos y “contagiando” a sus víctimas. Se trata de un filme de culto que tiene entre sus rebrotes a la serie de televisión más vista de los Estados Unidos y del mundo: The Walking Dead.

La citada película fue estrenada en una época que pasó desapercibida para la censura, abriéndose a todo público incluido niños (se imaginan los traumas a la hora de dormir). Diez años después, Romero volvió a la carga con la secuela: El amanecer de los muertos vivientes, esta vez con los zombis dándose un banquete entre los clientes de un centro comercial. Mientras que en la primera entrega se responsabilizaba a una infección espacial, aquí no se entró en detalles. También hubo El día de los muertos vivientes (1985) y La reencarnación de los muertos vivientes (2010, curiosamente aplaudida en Venecia) siendo ambas dos fracasos de taquilla en los Estados Unidos.

Sólo para mencionarlas, en 1990 se dio el remake de La noche de los muertos vivientes, y en el 2006 se intentó otra vez con el afán de lucir a los zombis en el formato de 3D. Sólo en la primera de estas dos colaboró George A. Romero. Gracias a la animación por computadora se produce una cuarta versión del clásico. A estas alturas, ¿no sería bueno dejar a los muertos enterrados?

De los zombis a los mutantes. Más o menos vienen a ser parecidos, se alimentan de carne humana aunque no están muertos. Más bien son una mutación causada por las pruebas nucleares que se esconden en el desierto de Nueva México a la espera de algunos incautos que le sirvan de presas. Se trata de El despertar del diablo (1977) del conocido experto en películas de terror Wes Craven. Tuvo un taquillero remake en el 2006, matizado con fuertes escenas de violencia, sangre y algún matiz sexual. Al año siguiente, los mutantes vuelven a atacar esta vez a un comando militar en El despertar del diablo 2.

Dos filmes de muy buena calidad, la versión original de Cabo de miedo (1962) y su remake (1991). En la primera tenemos a Robert Mitchum que después de cumplir una condena por agresión sexual decide vengarse del abogado que testificó contra él (Gregory Peck). La persecución los lleva a un violento enfrentamiento en una casa flotante. Con prácticamente el mismo argumento, un genio del cine como Martin Scorsese vuelve a contar la historia esta vez con Nick Nolte como el defensor legal y Robert De Niro excelente en su rol de villano.

The Hitcher (1986) es una película sobre los riesgos de levantar a gente que pide aventón. Rutger Hauer aborda un automóvil tripulado por una joven pareja a los que somete a una pesadilla. Destaca la presencia de C. Thomas Howell como el acosado que además, en 2003 revive la pesadilla al recoger a otro psicópata. En 2007 se estrenó una nueva versión con The Hitcher, esta vez el asesino es Sean Bean.

Una mezcla de comedia y terror le dieron forma a la cinta La hora del espanto (1985), un muchacho aficionado a cintas de horror descubre que su seductor vecino es un vampiro. Junto al supuesto experto en cacería de no muertos Roddy McDowall va tras el monstruo. Tuvo una secuela con poco éxito en 1988, eso sí repitió al reparto original. Para el 2011 se lanzó el remake esta vez con Colin Farrell como el emulo de Drácula.

De esta manera llegamos al final del recuento de estos remakes de terror, donde como se entiende no hemos incluido filmes clásicos de miedo que podría encontrar en otros artículos. Destacamos la lista de Christopher Lee y la de los monstruos voraces. Manuel Salazar