Poltergeist y los otros remakes de terror (2da Parte)

shadow

 

Con el estreno de la nueva versión de Poltergeist, que nos devuelve a la historia de fantasmas y casa embrujada de 1982, es oportuno seguir revisando los remakes de cintas de terror que iniciamos hace dos días. Recordamos el éxito de Viernes 13 y Pesadilla en Elm Street, con sus respectivos asesinos de adolescentes.

Pero antes que el sadismo de Jason Voorhees y Freddy Krueger perturbará a los jovenzuelos enamoradizos, en 1978 llegó Michael Myers. Cuyo origen es de lo más sanguinario, un insensible niño de diez años que asesina a su familia, iniciando por su hermana adolescente que lo dejó descuidado por irse a la cama con su enamorado. La única sobreviviente del cuchillo del pequeño homicida es su hermanita. Pero años después volverá a intentar matarla. Habló de Halloween de John Carpenter.

Ese filme tuvo en total siete secuelas (1981, 1982, 1988, 1989, 1995, 1998 y 2002), la protagonista de las dos primeras cintas Jamie Lee Curtis (interpretando a Laurie, la hermana de Michael Myers) es el vínculo que unirá los primeros filmes con la sétima y octava entrega. Pero ahí no acaba la saga de Halloween, pues en el 2007 Rob Zombie (vaya apellido para un cineasta de horror) realiza el remake Halloween con éxito tal que en 2009 estrena la secuela (ambas muy cercanas a las películas originales) y el 2016 se lanzará la tercera, bajo la batuta de Marcus Dunstan.

En 1979 la trama de una casona poseída por fuerzas malignas deriva para muchos en la mejor película de este estilo: El horror de Amityville. Que juntaba el terror con un recurso muy usado en los últimos tiempos, hacer referencia a hechos reales (por ejemplo es el secreto del éxito de El Conjuro y Anabelle, cintas que no abordamos en este artículo por no tratarse de remakes). Después llegaron dos secuelas (1982 y 1983, una trataba las muertes reales en esa casa el año 1974 y la otra era en un primitivo 3D). Para el 2005 se lanzó el remake con aceptable taquilla, no hay planes de resucitar la saga.

Una joya del cine de miedo, Carrie (1978) del prolífico novelista Stephen King. Caso extraño el de un filme de este género cuyas actrices (Sissy Spacek y Piper Laurie) son nominadas al Oscar. La brujería y la recordada escena del baño de sangre en la fiesta de promoción son parte de la historia del cine. El remake del 2013 pudo quedarse en el tintero.

Un remake que sí dio la hora fue La Mosca (1986), una película clásica de 1958 que contaba con el mítico Vincent Price en el elenco es retomada por el también genial director David Cronenberg. La historia de un científico que buscaba crear una máquina que teletransporta materia y que en un accidente es mutado en un ser mitad mosca mitad hombre catapultó la carrera de Jeff Goldblum y Geena Davis. Luego hubo una insípida secuela en 1989.

Caso nebuloso, la película La Niebla (1980) de John Carpenter trata sobre unos piratas fantasmas que asolan un poblado costero. En 2005 se hizo un remake otra vez con Carpenter en los créditos. Pero dos años más tarde se estrenó otra cinta llamada La Niebla, basada en un cuento corto de Stephen King y que fue celebrada por la crítica. Una extraña niebla rodea un pueblo donde sucederán terribles muertes por monstruos llenos de tentáculos. El único ambiente seguro parece un supermercado que pronto podría ser destruido por estos seres. La primera película y su nueva versión tienen el título en inglés de The Fog, mientras que la última se llama The Mist. Problemas de traducción, pues Niebla anda bien para los tres filmes.

Masacre en Texas es una cinta de horror con semejanzas a Viernes 13 y Halloween pues un asesino enmascarado va tras jóvenes víctimas, se le conoce como Leatherface. La versión original de 1974 fue notablemente sanguinaria y prohibida en varios países, Australia la vetó por dos décadas. Tuvo tres secuelas (1986, 1990 y 1994, la última fue la más criticada por el público y tiene la curiosidad de contar con dos destacadas estrellas de la actualidad: Renée Zellweger y Matthew McConaughey).

Posteriormente, en 2003 se estrenó el remake con regular éxito, para 2006 apareció la precuela de este retorno de Leatherface y el 2013 se lanzó un filme que pretendía ser la continuación de la película original de 1974.

Para estar a tono con tanta secuela y remake, terminaremos este recuento en una tercera nota. Donde hablaremos de Los Muertos Vivientes de George A. Romero, La hora del espanto (una mezcla de terror y comedia) y El despertar del diablo entro otros horrores. Manuel Salazar