Real Madrid y Barcelona en un clásico especial juegan mañana en Miami

shadow

 

El Real Madrid y el FC Barcelona jugarán este sábado el segundo clásico de la historia fuera de España y el primero en Estados Unidos en medio de una gran expectación en Miami, que ha esperado durante meses el encuentro.

Se trata de un partido amistoso de pretemporada, pero para algunos en Miami es el mayor evento deportivo que ha acogido una ciudad en la que se han disputado diez Super Bowls, cinco finales de la NBA y dos Series Mundiales de béisbol.

Y, aunque sea un encuentro de preparación, para los mismos jugadores, como declaró este jueves el barcelonista Ivan Rakitic a la prensa, “un clásico es un clásico” y la intención es “ganar siempre”.

Los dos equipos llegaron a Miami este jueves, el Barcelona por la mañana y el Real Madrid por la noche, para un duelo que se enmarca en el torneo veraniego International Champions Cup (ICC).

La expedición azulgrana entrenó por la tarde con encontronazo incluido entre el brasileño Neymar y el portugués Nelson Semedo, lo que habría motivado que Neymar abandonase el entrenamiento, según imágenes publicadas por el diario The Daily Mail.

Durante los últimos días, los medios especializados han especulado con una posible marcha del futbolista brasileño al París Saint Germain en este mercado de traspasos.

Ernesto Valverde, el nuevo técnico del Barza, tendrá su primer clásico como entrenador, que además será una prueba para los dos que tendrán lugar el 13 y el 16 de agosto, correspondientes a la Supercopa de España, ya con carácter oficial.

Los culés han ganado los dos partidos que han jugado en la pretemporada, ambos de la ICC, contra Juventus (1-2) y Manchester United (1-0), resultados que les convierten además en líderes del torneo en solitario.

En ambos partidos Valverde alineó a una mezcla de titulares y suplentes de inicio, con cambio de los once jugadores al descanso.

Torneo de Nueva Jersey: Con doblete de Neymar Barcelona gana 2-1 a Juventus

Se espera que ante el Madrid el técnico vasco repita el tridente de ataque formado por Messi, Luis Suárez y Neymar, que jugó por primera vez esta pretemporada en el amistoso ante el Manchester United.

El Real Madrid, que será local en Miami, llegó por la noche sin Cristiano Ronaldo, al que muchos seguidores querían ver en la cita del sur de Florida pero que aún no se ha incorporado a la pretemporada blanca.

Al contrario que el Barza, el equipo de Zinedine Zidane aún no conoce la victoria en sus partidos de preparación, ambos contra los dos grandes de Manchester en California.

Su primera prueba ante el Manchester United acabó con empate 1-1 y derrota en los penaltis, mientras que ante el Manchester City sufrió un severo correctivo al caer por 4-1.

En los dos encuentros Zidane sí alineó onces que podrían ser titulares, debido a la cercanía del primer título oficial de la temporada, el 8 de agosto otra vez ante el Manchester United en la Supercopa de Europa.

Sin embargo, el entrenador francés también cambió a sus jugadores en las segundas partes.

El único precedente del clásico fuera de España fue el disputado en 1982 en Barquisimeto (Venezuela), con victoria del Real Madrid por 1-0 con gol de Vicente del Bosque.

El Hard Rock Stadium, con 65,000 localidades, será el lugar en el que Madrid y Barza harán realidad los sueños de decenas de miles de aficionados al fútbol de Estados Unidos, y aún quedan algunas entradas a la venta.

Según datos de la organización del clásico, un tercio de las entradas se ha vendido en el área metropolitana de Miami, mientras que hay una gran cantidad procedente de zonas como la de Nueva York y Nueva Jersey, que combinadas suman más del 11%.

Pero también se compraron algunos boletos desde Ciudad de México (0.68%) y otras ciudades mexicanas, que representarán el poder latino junto a otros de latinoamericanos que acudirán a presenciar el encuentro desde distintas partes del mundo, con Marc Anthony encargado de un espectáculo del descanso al estilo Super Bowl.

EFE/Pablo Ramón Ochoa