Republicano Gibson renuncia a candidatura tras insultar a estudiantes sobrevivientes de tiroteo

shadow

 

MIAMI.- El candidato republicano a la Cámara de Maine, Leslie Gibson, renunció a la carrera electoral tras el escándalo suscitado al insultar a dos sobrevivientes de tiroteo en La Florida por encabezar un movimiento nacional contra el uso de armas.

“No hay nada que me impresione de esa lesbiana cabeza rapada… y no hay nada que ella tenga que decir”, publicó sobre Emma González, la estudiante de la secundaria en Parkland, en su cuenta de Twitter.

Los insultos  desataron  severas críticas que lo obligaron a hacer privada su cuenta en esa red social y después renunciar a la competencia electoral de noviembre.

Gibson era el único candidato para el Distrito 57 y le dijo al Sun Journal que “no era apropiado individualizar a los estudiantes de Parkland”, pero que se mantenía firme en su defensa de “nuestros derechos constitucionales”.

Gibson insultó también a través de la red social a otro estudiante activista, David Hogg, de 17 años, al que llamó “idiota” y “mentiroso descarado”.

Hogg respondió con un tuit pidiendo que algún político republicano o demócrata compitiera contra Gibson, y dos políticos, de cada partido, aceptaron el reto a última hora para registrarse.

Antes de retirarse de la carrera electoral, Gibson trató de enmendar su error intentando borrar sus tuits y enviando un mensaje a González.

“Me gustaría ofrecerte mi más sincera disculpa por como hablé de ti. Fue un error inaceptable. Tú estás haciendo una labor que es importante para ti. Quiero extenderte mi mano amistosa y mi comprensión”, le dijo.

González se ha vuelto una figura clave en el movimiento nacional de jóvenes contra el uso de armas y desde que dio su primer discurso ha aumentado su número de seguidores, que ya suman más de un millón 200 mil.

“Me llamo Emma González. Tengo 18 años, soy cubana y bisexual. Soy tan indecisa que no soy capaz de elegir un color favorito, soy alérgica a 12 cosas distintas”, escribió la joven a en un artículo en Harper’s Bazaar. (ECHA- Agencias)