Rusia firma acuerdos energéticos con China ante las sanciones de EEUU y Occidente (VIDEO)

shadow

 

MOSCÚ.-  Rusia firmó nuevos acuerdos energéticos con China ante  las sanciones de Estados Unidos que.  con apoyo de Occidente,  empezó a imponerle por la anexión de Crimea en 2014 y que se ha fortalecido en sectores clave.

En ese sentido, la  planta de gas licuado de Yamal LNC, el proyecto de mayor participación del gigante asiático, viene funcionando a  pleno rendimiento  en la península de Yamal, en el norte de Siberia (Rusia), un paraje desértico y helado 600 kilómetros dentro del círculo polar ártico, donde se halla uno de los mayores yacimientos de gas natural del mundo.

Allí, con temperaturas que rondan los 30 grados bajo cero, funciona ya a pleno rendimiento la planta de Yamal LNG, liderada  por la compañía privada Novatek y constituye   el proyecto energético con mayor participación china en el país. También se trata de una de las manifestaciones más evidentes del giro diplomático de Moscú hacia Pekín.

Rusia ha sellado con China lo que muchos analistas suelen definir como un matrimonio de conveniencia. Ambos países mantienen una relación estratégica a través de acuerdos en infraestructuras, defensa, agricultura o medios de comunicación. Pero es la energía el área que ha alumbrado algunos de los pactos de colaboración más relevantes.

Video relacionado

“La alianza natural entre ambos países en ese sector —por los enormes recursos del primero y la gran demanda del segundo— se está ahora apuntalando gracias a otros elementos geopolíticos, como las sanciones y la expansión de la guerra comercial de Estados Unidos con China”, advirtió James Henderson, director del programa de Gas Natural del Instituto Oxford para el Estudio de las Energías, de la Universidad de Oxford, Reino Unido.

En el puerto de Sabetta, un ruido ensordecedor indica que ha empezado a bombearse gas natural licuado al metanero Christophe de Margerie. El buque viajará a China desde el tercer brazo —y por ahora último— de la planta Yamal LNG, que ha costado unos 25.000 millones de euros y que busca abastecer a los mercados europeos y asiáticos a través de la ruta del mar del Norte. (ECHA- Agencias)