Rusia: “Hombre lobo” de Siberia confesó que mató 82 mujeres (VIDEO)

shadow

 

MOSCÚ.- El expolicía Mijaíl Popkov, conocido como el “Hombre Lobo” de Siberia y condenado a cadena perpetua por 22 muertes, reveló que asesinó a 82 mujeres lo que lo coloca entre los criminales más mortíferos en la historia.

Este psicópata ofrecía ayuda  a sus víctimas desde un patrullero pero las llevaba a su casa para violarlas,  ahora reconoció desde prisión haber matado a otras 60 víctimas entre 1992 y 2007 en una pequeña ciudad de Siberia.

Las autoridades rusas ya han presentado cargos contra Popkov por 47 de los 60 asesinatos confesados en prisión, tras hallar y exhumar los cadáveres de las víctimas, según informó la prensa de la región siberiana de Irkutsk.

Los peritos dieron por probada la culpabilidad del asesino, que se denomina a sí mismo “El Purgador”, al afirmar que sólo mataba a “mujeres de vida disipada”. A su vez, la prensa lo caracterizó como “el hombre lobo de Siberia”.

En el juicio celebrado el 2015 se demostró que este depredador –policía en activo hasta 1998– violó y mató al menos a 22 mujeres entre 1994 y 2000 en Angarsk, una localidad de poco más de 230,000 habitantes.

Tatiana Martynova (a la derecha) y su amiga Yulia Kuprikova (al centro) estaban juntas cuando fueron secuestradas por el “Hombre-lobo”

Durante aquel proceso, Popkov explicó que recorría de noche las calles de la ciudad en un vehículo –muchas veces el patrullero–, ofrecía a mujeres que se encontraba por el camino llevarlas a casa y luego sólo “castigaba” a aquellas que aceptaban tomarse una copa con él.

Sobre uno de los cinco asesinatos dobles que cometió, a dos amigas de 19 y 20 años a las que recogió cuando regresaban a su hogar después de un concierto, relató: “Empecé a sentir asco hacia las chicas por su comportamiento despreocupado y quise castigarlas”.

Mijail Popkov junto a su hija Ekaterina, quien durante años tiempo se negaba a creer las macabras acusaciones.

Luego, detalló cómo apuñaló repetidas veces en la cabeza a una de las jóvenes, y persiguió y mató a la otra cuando intentaba huir.

Por si fuera poco, no manifestó ningún arrepentimiento y señaló que la responsabilidad era de las víctimas. “Fue su culpa. Andaban borrachas por la calle en lugar de estar en casa con sus maridos e hijos”, llegó a decir Popkov acerca de las mujeres atacadas. Sin embargo, dos jóvenes que lograron sobrevivir a sus ataques desmintieron esa versión.

Popkov presumió ante sus compañeros de celda “haber matado a más gente que Andréi Chikatilo”, considerado hasta ahora el mayor asesino en serie en la historia de Rusia y la Unión Soviética, con 53 homicidios demostrados por la Justicia.

Los cadáveres de casi todas las víctimas, con edades comprendidas entre los 17 y los 38 años, fueron encontrados desfigurados y con señales de violación en cementerios y zonas boscosas próximas a Angarsk, una ciudad industrial de Siberia Oriental. (ECHA – Agencias)