Se mantiene aún la polémica sobre la última foto de Allende vivo

shadow

 

FRÁNCFORT (Alemania).- Más de cuarenta años después del golpe de Estado en Chile se mantiene la polémica sobre cuál es la verdadera última fotografía de Salvador Allende vivo.

El fotoperiodista argentino Horacio Villalobos (La Plata Argentina 1946) reivindicó hoy en una conferencia en Fráncfort que la última fue una suya que muestra al presidente chileno asomado al balcón del Palacio de la Moneda saludando a sus seguidores.

Según Villalobos, su instantánea “muestra a Allende realmente cómo era, un hombre de paz”.

El fotógrafo argentino participó en la conferencia titulada “La última fotografía de Salvador Allende. Los medios en la construcción de la memoria colectiva en Chile”, organizada por la Universidad Göthe de Fráncfort.

La otra fotografía que también está considerada la última es más conocida que la de Villalobos y muestra a Allende saliendo del Palacio con un casco y un fusil, acompañado de un grupo de amigos personales.

Su autoría se atribuye a Orlando Lagos, entonces fotógrafo oficial de La Moneda, pero no está completamente claro que fuera él quien realizara la fotografía.

Villalobos, que ha contado en Fráncfort mil batallas por el mundo, se considera “un testigo privilegiado” y ha defendido el periodismo de la vieja escuela, que trataba de presentar la noticia de forma imparcial.

En la foto de Villalobos del 11 de septiembre de 1973 se ve a Allende en el balcón del primer piso del Palacio de La Moneda en Santiago, saludando con el brazo derecho a jóvenes concentrados en la plaza.

Alguien le gritó desde la plaza: “dales duro, compañero presidente”, según el relato de Villalobos, que se encontraba en Chile en aquel momento trabajando para la revista estadounidense Time, cuyo corresponsal iba a entrevistar a Allende.

La imagen de Allende con casco y fusil se publicó en The New York Times, que compró los negativos, días después del golpe de Estado.

La foto ganó el premio World Press a la mejor fotografía periodística del año 1973 y el periódico decidió hace unos años ceder a World Press los derechos de autor.

Otras de las fotografías que Villalobos realizó durante esos doce días muestra los restos de la masa encefálica de Allende después de que se suicidara en el sillón en su oficina en La Moneda.