Senegal: Cae violador asesino que fugó de cárcel española con una voluntaria amante (VIDEO)

shadow

 

DAKAR.- Con la colaboración de la policía africana, agentes españoles capturaron en Senegal al violador asesino, Guillermo Fernández Bueno,  quien fugó con su amante, una voluntaria a la que conoció en el penal El Dueso de Cantabria.

El operativo se puso en marcha al establecerse que desde Marruecos el condenado a 25 años de prisión  se habría pasado a Mauritania para entrar en Senegal donde fue interceptado finalmente, sin que ofreciera resistencia.

En ese momento la pareja viajaba junta, pero las fuentes consultadas por el diario español  ABC no han precisado si en el momento de la detención ella le acompañaba.

 Ya está confirmada al 100% la identidad de Fernández Bueno, pese a que el reo se habría hecho con un pasaporte falso. La Policía español había cursado una orden de búsqueda y captura vía Interpol.

Fernández Bueno ingresó en prisión el 19 de enero de 2001. A lo largo de todos estos años ha pasado por distintas prisiones aunque desde hace ya bastante tiempo se encontraba cumpliendo condena en El Dueso.

El perfil del fugitivo es extremadamente inquietante -está condenado a 25 años por violación y asesinato-, aunque en prisión, hasta ahora, había mantenido un buen comportamiento.

Videos relacionados

En septiembre de 2017 cumplió los dos tercios de su condena y en octubre de 2019 habría alcanzado los tres cuartos de la misma, que le podía haber abierto la puerta para un tercer grado, aunque muy probablemente no ese mismo año, sino algo más tarde.

 Una vez que se le detenga, con esta fuga se le cierran todas las posibilidades de progresar de grado y además tendrá que responder por un nuevo delito: quebrantamiento de condena.

El permiso de siete días que ha incumplido era otro más de los que se le venían concediendo. De hecho, fue el juez de Vigilancia Penitenciaria, corrigiendo el criterio de la Junta de Tratamiento, el que le autorizó el primero, ya en 2012.

La misma situación se repitió en varias ocasiones: la prisión se los denegaba y el magistrado, tras el correspondiente recurso del interno, se los concedía.

Esa fue la situación hasta que en 2016 la Junta de Tratamiento decidió cambiar de criterio y comenzar a concederle permisos de salida, primero porque el juez siempre los acababa dando y después porque nunca hubo incidencias durante los mismos.

Había una tercera razón: este individuo ha hecho en la cárcel el programa para agresores sexuales, el de vivir sin violencia, había sacado el título de auxiliar de enfermería, era preso de apoyo para la prevención de suicidios y tratamientos de salud mental de sus compañeros y había hecho los cursos de preparación para la salida de permiso.

No solo eso; además, estaba pagando la responsabilidad civil por sus delitos. Fuera de la cárcel también había normalizado su vida y de hecho tiene una novia que se dedica a la importación de muebles procedentes de la India.