Si la eliminatoria acabara hoy, Perú estaría fuera de Rusia 2018

shadow

 

Perú no pudo de local con Chile. La selección chilena tiene un juego descifrable porque repite la misma táctica de buscar los desplazamientos diagonales y en esa transición hacer daño al rival. No estuvimos atentos en defensa a la propuesta chilena y eso se paga ante un rival que aprovecha el hándicap que le dan.

No estamos mejor ni peor, andamos en lo mismo. No hay lugar a pataleo alguno porque sabemos que nuestro laberinto futbolístico no tiene la salida limpia, todavía. Falta muchos ajustes para no tirar por el desagüe lo poco que se avanzó en la pasada Copa América.

Con Ricardo Gareca se intenta mejoras que no se plasman y debemos admitir que el proceso está aún en borrador. Con aciertos ofensivos. Con una delantera provocativa con Jefferson Farfán, Paolo Guerrero, Christian Cueva y André Carrillo y por otra parte una defensa desafinada. Que se descontrola y acaba sometida de la peor manera.

Ese desbalance que es un lastre para el despegue no alcanza su equilibrio justo. Aparte está en que la madurez de un equipo no solamente se alcanza en el desenvolvimiento en la cancha. También en la fuerza mental para no salirse del control. Le pasó a Christian Cueva en la expulsión tan tonta que prácticamente entregó el partido al enemigo.

Luego con el 2-1 con los goles de Jefferson Farfán fue un mentiroso tránsito a lo que vendría después porque Chile en su mejor versión con Jorge Sampaoli, pudo rehacerse. Se acomodó a lo que quería y sacó triunfo que lo coloca en la cima de las Eliminatorias.

Es cierto que recién empieza el camino al Mundial Rusia 2018. No puede decirse que ya la chance está echada. Falta llenar la canasta de puntos pero mientras no se corrija los puntos débiles no podemos hablar de estar fortalecidos. Por ahora estamos con un crecimiento retardado. Con ilusión de tener grandezas con piedras en los bolsillos que impiden dar el salto.