Sicarios arremeten con fusiles en torneo de boxeo (VIDEO)

shadow

 

La Policía irlandesa busca hoy a cuatro individuos que, vestidos de policía y de mujer, irrumpieron a tiros en un torneo de boxeo en Dublín (Irlanda), dejando un muerto y dos heridos.

El superintendente jefe de la Gardai irlandesa, Barry O’Brien, ha señalado que en el suceso se utilizaron “armas grandes”, parecidas a rifles AK-47.

“Dos individuos llevaban lo que se ha descrito como uniformes policiales del tipo SWAT (unidad de armas y tácticas especiales) con cascos de metal, parecidos a los que se ven en las series televisivas de criminales”, dijo.

La Policía ha confirmado también que otro de los asaltantes iba vestido de mujer, con una peluca de color castaño.

Al menos cuatro atacantes irrumpieron ayer a tiros en el Hotel Regency del norte de Dublín, donde unas 300 personas, entre ellas niños, asistían a la sesión de peso de los púgiles participantes en una gran pelea que debía tener lugar esta noche.

Un vídeo parcial del suceso colgado en internet muestra el momento en que uno de los boxeadores, con un bañador de Supermán, deja el podio después de ser examinado, tras lo cual se oyen los tiros y el púgil y el resto de los asistentes huyen despavoridos.

Según el testimonio del presidente de la Unión de Boxeo de Irlanda, Mel Christle, el tiroteo, que tuvo lugar en el vestíbulo del hotel, no iba dirigido a los boxeadores sino a otras personas ubicadas en esa zona.

Las tres víctimas, de entre 20 y 30 años, fueron trasladadas a un hospital, donde una de ellas murió.

Varios testigos contaron que se escondieron detrás del mobiliario al ver que los asaltantes abrían fuego contra blancos concretos.

El periodista deportivo Kevin McAnena, que cubría el evento, ha explicado que los delincuentes llevaban “armas enormes”, con las que le apuntaron antes de que él lograra refugiarse detrás del mostrador de la recepción.

McAnena indicó que parecían buscar a alguien y dijo que vio cómo disparaban a un hombre que estaba cerca de él, el que finalmente murió. “Fue surrealista, pasó muy rápido”, declaró.

Los asaltantes huyeron en una furgoneta que luego se encontró en llamas cerca de la zona.

El promotor del evento deportivo, anunciado como “Choque de clanes”, es la compañía MGM, que tiene un gimnasio en la localidad española de Puerto Banús, en Málaga, indicó “The Irish Independent”.

Algunos medios apuntan a la posibilidad de que el ataque sea obra de una de las bandas de crimen organizado irlandés que operan en la Costa del Sol, que habrían disparado contra gángsters de Dublín.

El combate estrella es el que estaba previsto para esta noche, entre el irlandés Jamie Kavanagh y el portugués Joao Bento, en el que se decidía el título europeo de la Organización Mundial del Boxeo en la categoría de peso ligero.

El canal de televisión Box Nation, que iba a retransmitir la pelea, ha indicado que esta se ha suspendido a raíz del suceso. EFE