ANP alerta sobre sistemática campaña del fujimorismo para silenciar periodismo

shadow

 

La Asociación Nacional de Periodistas del Perú denuncia ante la opinión pública la profundización de una sistemática campaña del fujimorismo para silenciar el periodismo de investigación. La amenaza contra al equipo periodístico del diario El Comercio -expresada por Keiko Fujimori, lideresa de Fuerza Popular- es una acción más que se suma a descalificaciones hechas en los últimos meses contra los periodistas del diario La República y el semanario Hildebrandt en sus trece.

El fujimorismo -como en la década de los 90- se muestra intolerante ante toda expresión de prensa crítica e intenta demoler públicamente a aquellos periodistas que investigan presuntos actos de corrupción de políticos de diferente signo.

La mayoría parlamentaria de este grupo político desde hace meses viene promoviendo iniciativas legislativas que pretenden coartar abiertamente la libertad de expresión generando mecanismos de censura directa. Hasta hoy los proyectos de ley propuestos por el fujimorismo no han prosperado por la inmediata reacción del gremio pero advertimos que el peligro de una ley mordaza sigue latente.

La ANP -consciente de lo que fue la acción demoledora del fujimorismo hace casi tres décadas– alerta a la comunidad nacional e internacional sobre estos ataques que no son aislados sino que responden a un proyecto político que pretende instalar formas autoritarias que garanticen amordazar las voces disonantes. Nuestro país no debe repetir nunca más esas épocas oscuras en que la libertad de prensa estuvo secuestrada.

En razón a ello, el Comité Ejecutivo Nacional de la ANP se ha declarado en sesión de emergencia y estará vigilante del accionar de este grupo político protagonista de las mayores amenazas contra la prensa independiente en las últimas tres décadas. La ANP recuerda que no es un partido el que debe calificar si el periodismo es “objetivo e imparcial”, dicha tarea le corresponde a la ciudadanía que es la que en democracia premia o castiga a un medio de comunicación con su lectoría.

Finalmente, la ANP reafirma su rol histórico de defensa y promoción de la libertad de expresión, requisito indispensable para la existencia misma de una sociedad democrática.