Boca campeón del fútbol argentino después de cuatro años

shadow

 

Boca Juniors después de una larga espera pudo por fin reencontrarse con la gloria en el fútbol argentino. Después de cuatro años, el Xeneize se consagró campeón del fútbol argentino, luego de vencer a Tigre en la Bombonera.

Fue 1-0 con gol de Luciano Fabián Monzón. Ese resultado lo desligó de los resultados de Rosario Central y San Lorenzo, que jugaron a la misma hora. El último título había sido el del Apertura 2011 con Julio Falcioni como DT. Luego, conquistó la Copa Argentina en 2012.

El equipo de Rodolfo Arruabarrena llegaba a la anteúltima fecha con cinco puntos de ventaja sobre Central. Venía de un duro golpe ante Rácing, que le impidió dar la vuelta en Avellaneda.

Pero con la tranquilidad de saber que un triunfo le daría el título. Por eso, para asegurarlo, Boca Juniors salió a jugar con la iniciativa, arrinconando a Tigre en su área. Con Carlos Tevez movedizo y una alta presión para recuperar rápido la pelota, el puntero del campeonato se acomodó rápido cerca del arco de Javier García. Pero Tigre se cerró bien y se paró para jugar de contra.

Con la tranquilidad de los resultados a favor (Central estaba cayendo por 2-0), Boca Juniors pasó a jugar como quería, con un inofensivo Tigre que se limitaba a defender su arco. Y el equipo del Vasco generó más chances para poder liquidar el campeonato. A los 5 minutos, Lodeiro quedó frente al arco tras un pase de Tevez y su remate se fue apenas desviado.

Un rato después, a los 17, fue Carlitos el que tuvo su gol. Tras una rabona fallida de Jonathan Calleri, le pelota le quedó al Diez. Tevez se tomó unos segundos, amagó y quiso cruzar la pelota con García cubriendo el primer palo. Pero su disparo se cruzó de palo a palo y se fue desviado.

Siguió insistiendo Boca Juniors. Lodeiro, otra vez, tuvo la chance con un tiro libre que pegó en el travesaño. Y fue por más. Pero no pudo.

No le importó al hincha de Boca Juniors. El tiempo pasó, el equipo ganó y el título número 64 en su historia se hizo realidad. La Bombonera fue testigo. La gloria volvió al templo boquense.