Brasil: Comisión del Senado votó contra la reforma laboral de Michel Temer

shadow

 

RÍO DE JANEIRO.- El presidente de Brasil, Michel Temer, sufrió este martes un duro revés, cuando su reforma de las leyes laborales -clave para su plan de austeridad- fue sorpresivamente rechazada en una comisión del Senado.

Por 10 votos contra 9, la Comisión de Asuntos Sociales (CAS) del Senado rechazó el informe favorable a la reforma impulsada por el gobierno conservador, que pretende flexibilizar las normas que regulan el mercado de trabajo para estimular las contrataciones, gracias a que varios legisladores oficialistas le dieron la espalda al presidente, sin embargo  la ley aún puede ser aprobada en el pleno.

Videos relacionados

“Lo que importa es (la votación en) el Plenario. Allí el gobierno ganará”, reaccionó Temer desde Moscú, donde participa de una gira internacional para captar inversiones que también lo llevará a Noruega.

De acuerdo con un artículo del diario O Globo, la votación negativa repercutió casi inmediatamente en los mercados financieros. La bolsa intensificó su caída mientras que el dolar subió más aún ante el real brasileño.

El proyecto de ley fue aprobado por la Cámara de Diputados en abril y debe pasar por otra comisión de la Cámara Alta antes de ser sometida al plenario de 81 senadores.

La derrota del proyecto en la CAS no impide que el proyecto siga adelante, pero preocupa al gobierno -y a los mercados, que apuestan por su éxito-, ya que tres senadores de la base del gobierno acabaron votando contra la reforma.

“Esa reforma es un caballo de Troya: bonito por fuera, pero adentro contiene una bomba que va a detonar la vida del pueblo brasileño”, afirmó el senador Paulo Paim (PT), cuyo voto contrario a la reforma acabó siendo acompañado por la mayoría de sus colegas en la comisión.

Una de las disposiciones del proyecto más criticadas estipula que los acuerdos de negociación colectiva entre trabajadores y patrones prevalecerán sobre la ley, dentro de los límites constitucionales.

Sus detractores afirman que la nueva legislación volvería más precarias las condiciones de empleo, mientras el gobierno asegura que busca “corregir distorsiones” en el mercado laboral y que no habrá retroceso de derechos. (ECHA-Agencias)