Christopher Lee: de Drácula a Saruman y otros villanos

shadow

 

El gran actor británico Christopher Lee acaba de dejar este mundo, el pasado siete de junio con 93 años a cuestas, se lleva con él la gloria de ser el intérprete de muchos villanos que brillaron con luz propia en el sétimo arte.

Para muchos, Christopher Lee siempre será el Conde Drácula por excelencia (por encima de actuaciones notables como la de Gary Oldman en Drácula de Bram Stoker). Lee personificó al señor de los vampiros en cintas como Drácula (1958), Las novias de Drácula (1960), Drácula vuelve de la tumba (1968), El poder de la sangre de Drácula (1969) o Las cicatrices de Drácula (1970).

Siempre interpretó al Señor de las tinieblas para la empresa cinematográfica Hammer, aunque uno de los filmes que debió convertirse en la mejor producción del vampiro, Drácula, príncipe de las tinieblas (1965) fue un fiasco debido en gran parte a la mala mano del cineasta Jimmy Sangster. Basta decir que la interpretación de Christopher Lee fue muda.

Christopher Lee también dio vida a otros monstruos clásicos como Frankestein en La maldición de Frankestein (1957), La Momia (1959) y el científico de tortuosa doble personalidad, ideado por Robert Louis Stevenson, en Las dos caras del Doctor Jekyll (1960).

Asimismo, Christopher Lee asumió la personificación del malvado asesor en la sombra del zarismo ruso, Rasputín (1966). Del lejano oriente, el malévolo Fu Manchú en cinco celebres cintas: El regreso de Fu Manchú (1965), Las novias de Fu Manchú (1966), La venganza de Fu Manchú (1967) y Fu Manchú y el beso de la muerte (1968) y El castillo de Fu Manchú (1969).

Christopher Lee combatió al mismísimo 007, en los años donde Roger Moore interpretó a James Bond. Como el asesino español Francisco Scaramanga en El hombre de la pistola de oro (1974). Fue el Conde Rochefort en varias películas de Los tres mosqueteros, a partir de 1973.

Luego llego una etapa donde Christopher Lee perdió presencia en el celuloide, Tim Burton su amigo y admirador sí lo consideró en los filmes El jinete sin cabeza (1999) y Charlie y la fábrica de chocolates (2005) donde personificó al Doctor Wonka. Pero las fuerzas oscuras le tendrían una sorpresa, sería parte del mítico universo de Star Wars como el corrompido Conde Dooku en el Episodio II: El ataque de los clones (2002) y el Episodio III: La venganza de los Siths (2005).

Pero su última interpretación de gran relieve fue como el oscuro mago Saruman de El Señor de los Anillos, en la trilogía original (2001, 2002 y 2003), además de volverlo a personificar en los nuevos capítulos de El Hobbit (hasta el 2014). Un grande. Manuel Salazar