Colombia: universitarios y profesores expulsan a encapuchados

shadow

 

BOGOTÁ.– Tras enfrentarse con la policía, diez encapuchados que apoyan a las guerrillas colombianas del ELN,  intentaron guardar explosivos en el Conservatorio de Música de la Universidad Nacional, de donde fueron expulsados por profesores y estudiantes, cansados de la violencia.

Una de las  profesoras fue la primera que se enfrentó a los encapuchados para defender a sus alumnos, exigiendo que no ingresaran mientras los jóvenes permanecieran en el edificio que era el lugar donde los extremistas guardan sus explosivos cuando organizan manifestaciones antigubernamentales que terminan en disturbios.

El diario colombiano El Tiempo señala que, de acuerdo a fuentes cercanas a la investigación, los jóvenes con el rostro oculto conforman un grupo simpatizante de la guerrilla del ELN (Ejército de Liberación Nacional) que no participa en los diálogos de paz de las FARC.

En una de las filmaciones, realizada desde adentro del edificio, se aprecia cómo los encapuchados, quienes vestían ropa negra y portaban cámaras antigases, se retiran cuando les gritan “¡Fuera de aquí!”.

Los disturbios, que involucraron al menos 40 encapuchados y miembros del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad), se prolongaron por tres horas en la Universidad Nacional y fue catalogado por las autoridades como el más grave de los últimos años.

encapuchados3

Una de las razones tiene que ver con el número de “papas bomba” que fueron halladas, algunas aún sin detonar. En cálculos de la Policía, los encapuchados lanzaron al menos 400; y otras 780 bombas que reposaban en dos cajas fueron encontradas en las instalaciones de la universidad.

encapuchados4

Las “papas bomba” estaban compuestas por pólvora negra, azufre y el respectivo mecanismo de inicio, lo que produjo varios daños a casas aledañas al sector, a diferencia de otras confrontaciones en las que los lesionados terminan siendo únicamente miembros de la Fuerza Pública.

“Hicieron las papas más grandes y con mayor poder. En un edificio de 10 pisos, tumbaron vidrios hasta del sexto. La onda explosiva fue mucho mayor”, explicó el coronel Óscar Pinzón, comandante operativo de la Policía de Bogotá. (ECHA   – Agencias)