Criminal de guerra bosnio croata se suicida en tribunal tras escuchar condena (VIDEO

shadow

 

LA HAYA.- Después que el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia confirmara su condena de 20 años por crímenes durante la guerra de Bosnia, Slobodan Praljak se suicidó en plena audiencia ingiriendo veneno.

El exmilitar bosniocroata Slobodan Praljak, de 72 años, causó una enorme conmoción en La Haya al beber veneno en medio del juicio en el que se lo acusa de crímenes de guerra durante el conflicto, entre los años 1992 y 1995, en Bosnia-Herzegovina, tras lo cual murió.

El Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia (TPIY) acababa de rechazar su apelación, confirmando una sentencia de 20 años de prisión, cuando Praljak se paró, dijo que tenía veneno y gritó “Praljak no es un criminal, rechazo su veredicto”.

El juez Carmel Agius le pidió que no lo hiciera, pero el bosniocroata aun así bebió un líquido de una pequeña botella que llevaba consigo.

Ante la dramática situación, su abogado confirmó: “Mi cliente dice que ha tomado veneno”.

El proceso fue detenido de inmediato y una ambulancia se llevó al acusado a un hospital en el que recibió atención médica. Pero tiempo después medios croatas reportaron que el criminal de guerra había muerto.

Praljak fue acusado de asesinato, deportación, maltrato de civiles, violaciones y apropiación de bienes, entre otros cargos, cometidos por sus tropas en la guerra, y, específicamente, de ordenar la destrucción del puente Stari Most en la ciudad de Mostar en 1993, lo que causó un “daño desproporcionado a la población musulmana”, informó  el periódico británico The Guardian.

El puente, construido por el Imperio Otomano en 1566, cortó el acceso a una ciudad que vio lo peor de los combates entre los bosnios musulmanes, o bosniaks, y los croatas, y para el final de la guerra había sido destruida en un 80%. Además, su destrucción ha sido descrita como un ataque deliberado a la identidad cultural de los bosniaks.

Video relacionado

Este miércoles, el TPIY rechazó su apelación y la de otros cinco militares y políticos bosniocroatas, entre los que destaca el primer ministro de la fallida República Croata de Herzeg-Bosnia Jadranko Prlic, condenados en el 2013 por perseguir, expulsar y asesinar a la población musulmana durante la guerra civil en Bosnia-Herzegovina.

Croatas, bosniaks y serbios entraron en guerra en 1992 en el territorio de Bosnia Herzegovina, uno de los países resultantes del desmembramiento de Yugoslavia. Inicialmente los croatas y bosniaks se aliaron contra la República de Srpska, fundada por los serbios, pero luego también hubo conflictos entre los aliados.

Durante la guerra hubo numerosos casos de “limpieza étnica” encarada en diferentes momentos, por los croatas y los serbios contra la población musulmana, que sufrió una cantidad de muertos civiles desproporcionada.

Ratko Mladic fue condenado a cadena perpetua la semana pasada por ordenar una masacre de musulmanes desde el bando serbobosnio. (ECHA – Agencias)