EEUU: 26 años de cárcel a exmarine celoso que descuartizó a su novia

shadow

 

CALIFORNIA.- Un juez federal de San Diego  sentenció este miércoles a 26 años de cárcel al ex marine Brian Brimager por matar a su novia en Panamá, descuartizarla con un machete y deshacerse de los restos en un bosque,  informó el Departamento de Justicia.

Brimager, de 37 años, quien  se declaró no culpable del crimen y  se encuentra bajo custodia de las autoridades estadounidense desde junio de 2013,fue condenado por homicidio en primer grado así como obstrucción a la justicia, dar falso testimonio y falsificación de documentos relacionados con el mismo asesinato.

Según la acusación,  terminó con la vida de Yvonne Baldelli, quien fuera su pareja, en torno al 26 de noviembre de 2011 y posteriormente la descuartizó y se deshizo de los restos en un área selvática de difícil acceso de la isla Carenero, en el archipiélago de Bocas del Toro.

Durante el tiempo que Baldelli estuvo desaparecida Brimager aseguró que la mujer se había mudado a Costa Rica con otro hombre y urdió una elaborada coartada para evitar sospechas, que incluyó mandar correos electrónicos haciéndose pasar por la víctima y viajar hasta Costa Rica para retirar dinero de la cuenta de banco de Baldelli.

DESCUARTIZADOR2

Unos restos humanos hallados en la isla Carenero fueron analizados y su ADN cotejado con el de los familiares de Baldelli, lo que confirmó que se trataba de la joven desaparecida.

De acuerdo con el informe de la acusación del tribunal de investigación de San Diego, al que tuvo acceso la agencia Efe, Brimager y Baldelli comenzaron una relación sentimental en 2009 cuando ambos residían en Dana Point, en el condado de Orange, en el sur de California, y en septiembre de 2011 se mudaron a Panamá.

La pareja fijó su residencia en una habitación en un hostal de isla Carenero al tiempo que Brimager contactaba por correo electrónico con otra mujer, madre de su hija, (identificada con las siglas “K.W.”) y hacía planes para establecerse con ella en EE.UU.

DESCUARTIZADOR3

En esas comunicaciones, Brimager nunca mencionaba a Baldelli, quien por entonces ya sufría maltrato físico por parte del antiguo marine, con el que tenía ruidosas peleas en su cuarto del hotel que le dejaron marcas en los brazos y los ojos.

El 24 de noviembre de 2011, la gerente del hostal se rompió una pierna y tuvo que ser trasladada a un hospital en Changuinola, en territorio continental de esa misma provincia panameña, y pidió a Brimager y Baldelli que se hicieran cargo mientras se recuperaba.

En aquel momento no había huéspedes en la habitación contigua a la de los estadounidenses.

La muerte de Baldelli se produjo, según las autoridades, en la noche del 26 de noviembre o la madrugada del 27.

El 27 de noviembre, según esa misma versión, Brimager accedió al ordenador de Baldelli y buscó en internet cómo “limpiar manchas de sangre en un colchón” si bien terminó por arrojarlo de su cuarto al océano y le dijo a la gerente que lo había tirado porque su perro había orinado en él.

Entre el 27 y el 29 de noviembre, Brimager se deshizo de las evidencias del crimen y tiró a la basura del hostal la ropa y propiedades de Baldelli.

El mismo 29 de noviembre accedió al correo electrónico personal de Baldelli y se hizo pasar por ella para contarle a la hermana de esta, Michelle Valenzuela, que había roto con Brimager y se iba a vivir a Costa Rica con un hombre llamado Tony Gonzales.

El 12 de diciembre de ese mismo año Brimager aterrizó en San Diego y dos días después se declaraba a K.W., con quien se casó al poco tiempo.

Brimager continuò enviando emails a Valenzuela en nombre de Baldelli hasta finales de diciembre y logró posponer así que la familia de ella informara a las autoridades de su desaparición.

En marzo de 2012, Brimager fue interrogado por el FBI respecto al paradero de Baldelli, momento en el que insistió en que ella lo había dejado y vivía con otro hombre en Costa Rica, siempre según el informe de la acusación.

Brimager se había declarado culpable de homicidio no premeditado, y dijo que acuchilló a Baldelli por la espalda y después se deshizo de los restos de la víctima en una isla panameña en la que la pareja había vivido durante dos meses en 2011.

Los fiscales dijeron que Brimager retiró dinero de la cuenta de Baldelli después de matarla y envió correos electrónicos con la computadora portátil de la víctima para hacer creer a amigos y parientes de la mujer de California que ella andaba de viaje. (ECHA- Agencias)