EEUU amenaza a Tribunal de La Haya para que no investiguen crímenes en Afganistán

shadow

 

WASHINGTON.- El asesor de Seguridad Nacional,  John Bolton,  anunció duras sanciones contra los jueces del Tribunal de La Haya si es que siguen adelante con una investigación sobre crímenes de guerra supuestamente cometidos por militares estadounidenses en Afganistán.

“Estados Unidos utilizará cualquier medio que sea necesario para proteger a nuestros ciudadanos y a los de nuestros aliados contra las acusaciones injustas de este tribunal ilegítimo”, advirtió Bolton en un discurso en la Federalist Society, un foro conservador de Washington.

“No cooperamos con la Corte Penal Internacional, CPI. No le prestaremos asistencia. No nos uniremos a ella. Dejaremos que muera ella sola. Después de todo, la CPI ya está muerta para nosotros”, concluyó su primer discurso importante desde que se incorporó a la Casa Blanca en abril.

En ese sentido señaló que, de continuar la investigación contra soldados y personal de inteligencia estadounidenses durante la guerra de Afganistán, la Administración de Trump estudiará prohibir a los jueces y fiscales del tribunal la entrada en EE UU, procesarlos en la justicia estadounidense o imponer sanciones a fondos que pudieran tener en su sistema financiero son otros de los posibles castigos.

Las sanciones se extenderían a cualquier empresa o Estado que colabore con una investigación de la CPI contra ciudadanos estadounidenses remarcó el exdiplomático republicano quien señaló  contemplará también negociar más acuerdos bilaterales que prohíban a terceros países entregar a ciudadanos estadounidenses al tribunal de La Haya.

“En noviembre de 2017, la fiscalía de la CPI solicitó autorización para investigar supuestos crímenes de guerra cometidos por militares y oficiales de inteligencia estadounidenses durante la guerra de Afganistán” recordó.

“Ahora, cualquier día la CPI anunciará una investigación formal contra estos patriotas estadounidenses”, explicó en  la víspera del aniversario de los ataques del 11 de septiembre de 2001, que se encuentran en el origen de la guerra de Afganistán.

Estados Unidos sigue atascado desde entonces en dicho conflicto, para el que Barack Obama planteó un calendario de retirada, que no alcanzó a cumplir. La Administración de Trump, hasta la fecha, ha renunciado a fijar fechas.

“Valoraremos dar pasos en el Consejo de Seguridad de la ONU para restringir los extensos poderes de la CPI, incluyendo el asegurarnos de que no ejerce su jurisdicción sobre los estadounidenses y los nacionales de nuestros aliados que no hayan ratificado el Estatuto de Roma”, advirtió. (ECHA- Agencias)