Historia de la TV: Gringa Inga, Ferrando y Trampolín a la fama

shadow

 

Hoy murió la ‘Gringa Inga, y con ella sigue yéndose de este mundo el elenco de Trampolín a la fama, del que formaron parte Leónidas Carbajal, Felipe Pomiano “Tribilín” y la que los sobrevive Violeta Ferreyros. Claro, sin olvidar al mandamás: Augusto Ferrando.

Un cuarteto, que flanqueaba al “rey de la televisión”: Ferrando. Pues, ya sea amado u odiado se trata de un personaje que es un hito en la historia de la “pantalla chica”, tarea que no es nada sencilla pues muchos grandes nombres son olvidados con el paso de los años. Pregunten a las nuevas generaciones ¿quién es Pablo de Madalengoitia o Kiko Ledgard? Y más de uno pondrá cara de: “desconozco mayormente”. Hagan la prueba con Augusto Ferrando, y hablarán de él aunque nunca lo hayan visto por la TV.

ferrando2

Es por eso que el adiós a una mujer nacida en Alemania, cuyo aporte al Perú no puede ser medido por ejemplo con el de Maria Reiche, es más sentido que cualquier homenaje a la arqueóloga de las Líneas de Nazca. Sucede que Ingerborg Zwinkel (el nombre real de la ‘Gringa Inga’) era amada por el pueblo.

Lo mismo pasaba con el “filósofo de la miseriaLeónidas Carvajal que fue el primero en irse, allá por el año 1996. Actor de profesión, inseparable de Augusto Ferrando, para muchos el único del elenco que realmente era amigo del “Negro”. Para otros, víctima constante del despotismo de Augusto Ferrando. La verdad a estas alturas importa poco la verdad, sólo la leyenda.

leonidasc

En 1999 se fue el “dueño de la peña”, el animador de Trampolín a la fama: Augusto Ferrando. El cáncer y la diabetes apagaron su luz, pero no su recuerdo en las pantallas (por eso hasta ahora se le sigue imitando), ni tampoco a aquel grupo de imitadores peruanos que le deben ser hoy populares, o incluso a aquellos que sólo les regaló quince minutos de fama.

Tribilín”, menos conocido como Felipe Pomiano, le siguió los pasos a Ferrando en el 2003. Para la teleaudiencia junto a la ‘Gringa Inga’ los más queridos, quizás porque se les traslucía una humildad e inocencia a veces propias de un niño. En esos años, después de la fama, también se fueron Chicho y Rubén Ferrando, hijos de Augusto, carcomidos por la diabetes y los excesos. Juan Carlos es el único de los herederos de Ferrando que aún está entre nosotros.

tribilin

jcferrando

Con 95 años de edad, la ‘Gringa Inga’ se fue y dejó huella. Parte de un show televisivo que es historia en el Perú, para quienes quieran recordar esa etapa hay crónicas riquísimas en la red, como por ejemplo una del columnista de Crónica Viva Eloy Jaúregui. Manuel Salazar

Fotos: La República, Andina, Correo, Perudalia, Foros Perú