Miles de personas marchan en Lima contra un indulto a Fujimori

shadow

 

Miles de personas salieron a las calles del centro histórico de Lima para rechazar que el presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, indulte a Alberto Fujimori (1990-2000), condenado a 25 años de cárcel por delitos de lesa humanidad.

Los manifestantes, en su mayoría miembros de organizaciones sociales, civiles, políticas, universidades y gremios sindicales, lanzaron arengas afirmando que “el indulto es una burla“, en alusión a la promesa que hizo Kuczynski durante su campaña electoral del año pasado de que no perdonaría al presidiario exgobernante, Alberto Fujimori.

Miles de personas marchan en contra del posible indulto humanitario que beneficiaria al expresidente peruano Alberto Fujimori este viernes 7 de julio del 2017, en Lima (Perú). EFE/Sebastián Castañeda

“No es odio, es justicia”, “Por justicia y dignidad, Fujimori nunca más”, fueron otros de los lemas que lanzaron los manifestantes, entre los que estuvieron familiares de las víctimas de las masacres de Barrios Altos y La Cantuta, por las que Fujimori fue condenado a prisión.

La líder del Frente Amplio de izquierdas, Verónika Mendoza, aseguró a Efe que participó en la protesta “para recordarle al señor Kuczynski que Fujimori es culpable de haberle robado al pueblo peruano miles de millones, de haber esterilizado a miles de mujeres campesinas, de haber mandado a perseguir, torturar y asesinar a quienes no pensaban como él”.

“Ese es el delincuente que él (Kuczynski) quiere soltar y eso sería traición a la patria, a la democracia, y no se lo vamos a permitir. Vamos a defender nuestra memoria, nuestra dignidad nacional y nuestra democracia”, remarcó.

El padre de una de las víctimas del régimen de Fujimori, Javier Roca, agregó a Efe que rechaza el indulto porque sabe que este aplicó “una política del Estado en la que secuestraban, torturaban, asesinaban e incineraban a jóvenes con un brillante futuro”.

“Son crímenes espantosos que él ha cometido, ha tenido un proceso justo y tiene que cumplir la sentencia, todo lo contrario es algo absurdo, algo que nadie va a aprobar, por eso hemos votado por Kuczynski, él ofreció no indultar y esperamos que cumpla con su palabra”, señaló.

Keiko Fujimori, hija del presidiario expresidente, le exigió en junio pasado al mandatario, en un mensaje en Twitter, que “haga uso de su potestad de presidente” e indulte a su padre, pues en su opinión “llegó la hora de actuar”.

Verónika Mendoza aseguró a Efe que participó en la protesta “para recordarle al señor Kuczynski que Fujimori es culpable de haberle robado al pueblo peruano miles de millones, de haber esterilizado a miles de mujeres campesinas, de haber mandado a perseguir, torturar y asesinar a quienes no pensaban como él”. EFE/Sebastián Castañeda

A pesar de que en su prisión Alberto Fujimori cuenta con asistencia médica permanente, periódicamente es trasladado a clínicas de Lima para ser tratado de males crónicos como una hernia, hipertensión, gastritis y unas lesiones en la lengua, conocidas como leucoplasia, de las que fue operado hasta en seis ocasiones.

Esos achaques fueron motivo para que sus hijos solicitaran en 2013 un indulto humanitario, que fue rechazado por el entonces presidente, Ollanta Humala (2011-2016).

Una segunda solicitud fue presentada por el propio Fujimori el año pasado, a pocos días de finalizar el mandato de Humala, pero el exmandatario desistió cuando Kuczynski asumió la Presidencia y anunció que no pensaba otorgarle esa gracia.

Fujimori fue condenado en 2009 a 25 años de prisión como autor mediato (con dominio del hecho) del asesinato de 25 personas en las matanzas de Barrios Altos (1991) y La Cantuta (1992), perpetradas por el grupo militar encubierto Colina, y por los secuestros del empresario Samuel Dyer y del periodista Gustavo Gorriti en 1992.

EFE