NASA descarta “fin del mundo” este 23 con choque de inexistente planeta Nibiru

shadow

 

HOUSTON.- La agencia estadounidense encargada de la investigación aeronáutica y espacial, NASA,  reiteró  que el planeta Nibiru que vinculan con el fin del mundo este 23 de septiembre no existe ni hay fundamentos para creerlo.

 “Es un engaño de internet”, aseguran los científicos ante la última de las profecías sobre el apocalipsis se hizo pública hace algunos años y sigue circulando en la red con un cuerpo desconocido llamado Nibiru o Planeta X que chocará con la Tierra el 23 de septiembre de 2017.

La agencia estadounidense se tomó el tiempo de desmentir por centésima vez  los rumores que existen en la red sobre el supuesto planeta Nibiru, una hipótesis que volvió a cobrar fuerza en las últimas semanas ante los eventos catastróficos que han tenido lugar en algunos países del mundo.

“Nibiru, un pretendido objeto grande dirigido hacia la Tierra, simplemente – no existe. No hay evidencia creíble – telescópica o de otro tipo – para la existencia de este objeto. Tampoco hay evidencia de ningún tipo por sus efectos gravitacionales sobre los cuerpos en nuestro sistema solar” así lo afirmó la Nasa en uno de sus artículos.

La nueva profecía, que se hizo pública hace algunos años y circula especialmente en la red durante las últimas semanas, asegura combinar astronomía, investigación científica y pasajes de la Biblia para respaldar su predicción.

Incluso el último eclipse total, que a menudo es fuente de miedos y supersticiones populares, es utilizado como argumento para sustentar esta creencia y es definido como “el presagio del apocalipsis”.

Inicialmente, la teoría que defiende la existencia de Nibiru aseguraba que la catástrofe ocurriría en mayo de 2003. Cuando nada sucedió, sus seguidores hicieron una nueva interpretación para programarla en diciembre de 2012, realizando la conexión con el fin de uno de los ciclos del calendario maya.

Ya en un artículo publicado en 2012 con motivo del supuesto apocalipsis previsto aquel año, la agencia fue tajante.

“Si Nibiru o Planeta X fuera real y se dirigiera hacia la Tierra, los astrónomos lo estarían siguiendo durante al menos la última década, y ahora sería visible a simple vista. Obviamente, no existe”, concluyeron los científicos de la NASA.

David Morrison es uno de los científicos de la NASA que más crítico se muestra públicamente con esta leyenda. En 2011 llegó a asegurar que recibía hasta cinco e-mails diarios de personas preguntando por el supuesto planeta.

Morrison definió como “absurdas” algunas teorías que aseguran que Nibiru podría no haber sido aún localizado por estar escondido detrás del sol, o por solo poder ser visible desde el Polo Sur.

En una entrevista con el diario The Washington Post el pasado mes de enero, Morrison lamentó que aún existan unos 2 millones de páginas web informando sobre la supuesta colisión de Nibiru con la Tierra. (ECHA- Agencias)