Netflix aspira conquistar Festival Internacional de Cine de Venecia

shadow

 

La primera película producida por Netflix, Beasts of No Nation, sobre niños soldados en África, aspira a llevarse este año el León de Oro del Festival Internacional de Cine de Venecia.

El filme de Cary Fukunaga, que muestra la dura realidad de esos niños a través de la mirada de un adolescente africano, se podrá descargar el día de su estreno en octubre.

El hecho de que la plataforma estadounidense de televisión y cine por internet haya conseguido situar su primera película en el festival más antiguo del mundo supone un giro para una industria sacudida por nuevos modelos económicos.

Alberto Barbera, director de la Mostra de Venecia, asegura que no dudó en incluir Beasts of No Nation entre las 21 películas de la competición oficial, alegando que los servicios de difusión por internet se están convirtiendo en una fuente de financiación tan importante que no pueden ser ignorados.

Las grandes distribuidoras estadounidenses se mostraron menos abiertas que Barbera y se negaron a proyectar la película, al considerar que su difusión simultánea en internet amenazaba el futuro de las salas de cine y de la gran pantalla.

La dureza de la película habría limitado, de todas formas, su difusión a los cines independientes, pero el problema puede ser mayor para las distribuidoras clásicas, a medida que aumenten las producciones de las plataformas por internet.

https://www.facebook.com/pages/Beasts-of-No-Nation/1639544439606929?rf=575944442446176

Netflix ha firmado un contrato por cuatro películas con Adam Sandler y ha producido una continuación de Tigre y Dragón, gran éxito de Ang Lee en 2000.

Por su parte, Amazon Prime, el servicio de descargas del gigante del comercio electrónico, ha encargado a Spike Lee -que había declarado que la idea de ver una película en una pantalla de teléfono le “partía el corazón”- que dirija “Chiraq“, una comedia musical sobre la criminalidad en Chicago.

Llegar al mayor número de personas

Para Cary Fukunaga, que llevaba 10 años trabajando en un proyecto de película sobre los niños soldados, Netflix llegó “como el Padrino, con una oferta que no se puede rechazar”.

“Claro que me gustaría que la gente la viera en el cine, pero me gustaría, sobre todo, que esa película llegue al mayor número posible de personas”, explicó Cary Fukunaga. En ese aspecto, los 65 millones de abonados de Netflix ofrecían más garantías que un estreno en los cines.

“Al fin y al cabo, el consumidor es quien decide. Si el público quiere ver las películas en las salas, tiene que ir”, añadió Cary Fukunaga.

Beasts of No Nations, rodada en Ghana, cuenta la historia de Abu, un joven cuya existencia alegre en el seno de una familia cariñosa cambia por completo con la llegada a su pueblo de las tropas gubernamentales, que luchan contra combatientes rebeldes, en un país de África no especificado.

Su madre y su hermana son enviadas a una ciudad cercana, su padre y su hermano mueren ante sus ojos. Él consigue escapar por poco antes de ser capturado por el grupo de rebeldes del Comandante, un hombre carismático interpretado por Idris Elba, que lo acoge.

La inocencia de Abu se pierde rápidamente en la brutalidad cotidiana y en una iniciación que finaliza cuando el adolescente obedece las órdenes de sus superiores y ejecuta a un estudiante a machetazos.

Pese a la crudeza de algunas escenas, los críticos parecen haber apreciado la película. Y lo que describe el filme “está lejos de ser tan violento como la realidad”, insistió Cary Fukunaga.

ANDINA