ONU: Consejo de Seguridad ratifica por unanimidad acuerdo nuclear

shadow

 

NACIONES UNIDAS.- El pacto nuclear alcanzado entre Irán y las potencias internacionales recibió hoy el visto bueno del Consejo de Seguridad de la ONU, que autorizó el comienzo del levantamiento de gran parte de las sanciones contra Teherán.

El máximo órgano de decisión de las Naciones Unidas aprobó por unanimidad la resolución 2231, que permitirá la entrada en vigor en 90 días del acuerdo cerrado la pasada semana en Viena tras años de negociaciones entre Irán, por un lado, y Estados Unidos, Rusia, China, Reino Unido, Francia y Alemania, por el otro.

Según el texto, siete resoluciones de Naciones Unidas sobre Irán -y con ellas multitud de sanciones- dejarán de ser efectivas tan pronto como la Agencia Internacional de la Energía Atómica verifique que el país persa ha cumplido con ciertas medidas clave incluidas en el pacto.

Entre otras cosas, Irán debe desmantelar en las próximas semanas dos tercios de sus centrifugadoras y reducir sus reservas de uranio enriquecido de unos 12.000 a sólo 300 kilos.

Con ello, Teherán pasará de disponer de material “suficiente como para producir unas diez bombas atómicas a tener una fracción de lo necesario para fabricar una”, destacó tras la votación la embajadora estadounidense ante la ONU, Samantha Power.

Una vez verificados esos primeros pasos, desaparecerá la mayor parte del régimen de sanciones que las Naciones Unidas ha ido levantando contra el programa nuclear iraní en los últimos años.

Sin embargo, algunas medidas contra Irán continuarán en vigor, caso del embargo de armas -que se mantendrá durante cinco años- y la prohibición de importar compuestos para su programa de misiles balísticos, que se extenderá durante ocho.

Además, el Consejo de Seguridad estableció con la resolución de hoy un novedoso mecanismo para recuperar sanciones en caso de que Teherán incumpla el pacto.

Según el texto, si el Consejo recibe una denuncia de incumplimiento, las sanciones se volverán a aplicar en un plazo de 30 días, a no ser que el máximo órgano de la ONU vote una resolución que diga lo contrario.

El sistema impide, a priori, a cualquier país usar su capacidad de veto para impedir la reintroducción de los castigos.

Los miembros del Consejo insistieron en que se mantendrá una supervisión estricta para garantizar que todo lo estipulado en el pacto de Viena se hace realidad.

“Nuestro Consejo debe continuar ejerciendo su vigilancia durante toda la duración del acuerdo y estar listo, durante 15 años, para restablecer las sanciones en caso de incumplimiento de Irán”, destacó el embajador francés, François Delattre.

El representante iraní, Gholamali Khoshroo, garantizó que su país cumplirá y pidió al resto de la comunidad internacional que sea “fiel” a lo pactado, destacando que esta nueva etapa permitirá una mayor cooperación entre Teherán y el resto del mundo.

Pese a ello, atacó con dureza a EE.UU., que insistió en sus críticas al país persa fuera de lo nuclear, y a Israel, que es el principal crítico del acuerdo.

El secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, dio la bienvenida a la aprobación de la resolución y destacó el carácter “histórico” de lo pactado entre Irán y el Grupo 5+1.

Para el Consejo de Seguridad, el pacto va más allá de Irán y supone un consenso poco habitual entre todas las potencias en un asunto de la máxima relevancia, un logro que para algunos debería contribuir a avanzar en otras crisis internacionales.

El embajador ruso ante la ONU, Vitaly Churkin, aseguró que el acuerdo “demuestra que cuando hay voluntad política, realismo y respeto por los intereses comunes de la comunidad internacional los problemas más complejos se pueden resolver”.

“Esperamos que esta experiencia se pueda utilizar para resolver otras crisis”, dijo el representante del Kremlin, en un mensaje similar al expresado minutos antes por su homóloga estadounidense.

“Pensemos por un momento cuánto más efectivo podría ser este consejo si usásemos el mismo enfoque para responder a otras crisis”, dijo Power, que mencionó entre otros el caso de Siria, donde las diferencias entre los miembros con capacidad de veto han impedido progresar.

En la misma línea, el embajador español, Román Oyarzun, que preside el comité de sanciones a Irán, aseguró que los negociadores del acuerdo “han demostrado que no hay nada imposible cuando la voluntad política existe y nos han dado un valioso estímulo a la hora de abordar (…) otros desafíos a la paz y seguridad internacionales”. EFE

Foto: nacion.com