Qué hará Ricardo Gareca para darle vuelta a la tortilla (OPINIÓN)

shadow

 

Nueva Zelanda tiene su forma de jugar y ante Perú no se sonrojó para que su fútbol en veda lo impusiera para que el marcador en blanco se ajustara a su propósito de ir a Lima para buscar otro empate e ir a los penales.

De hecho de visitante será todavía más defensivo en el estadio Nacional y buscará el tesoro de la clasificación con armas estudiadas, el contragolpe como el mejor rédito que le puede dar entendiendo que vale doble los goles de visitante.

Y si no funciona el contragolpe y si no le alcanza el fútbol chocón llenará en concreto férreo su apuesta por la tanda de penales, una especie de ruleta de buena fortuna en la que los nervios juegan en contra y solo los que mantienen cabeza fría, convierten.

Nueva Zelanda pondrá nuevamente un mar de piernas delante del arco de Stefan Marinovic. Está cantado que repita ese fútbol áspero y ausente para desesperar a los peruanos.

¿Y qué hará Ricardo Gareca para darle vuelta a la tortilla? Se le reclama que ordene el equipo y recupere el fútbol de paredes y enganches. Se vuelva apostar por ese recurso eficaz que ridiculice a los grandazos. No se vio en el Westpac Stadium y se espera que en Lima regrese el fútbol armonioso y bien jugado para abrir el cerrojo neozelandés.

Se le reclama también a Gareca que mueva la banca y busque alguna otra alternativa con piezas que podrían encajar en la nueva propuesta. Raúl Ruidíaz y Yordy Reyna aparecen en la lista de espera.

Será Gareca el que elija lo mejor, será él y sus asesores los que estudien la mejor forma de causar daño a los All Whites, un equipo rápido y furioso. Con sobredosis de brusquedad y armas vedadas a sabiendas de que no tiene mejor fútbol pero se las arregla para funcionar como equipo hambriento de gloria.

Sabiendo qué es lo que está en juego, Nueva Zelanda le pondrá más sazonador a su malicioso juego y Perú más sabrosura y picardía a su mejor manejo del balón. Que es sabido que somos mejores, pero habrá que demostrarlo.

Ahora que sabemos cómo juega Nueva Zelanda, no será más fácil pero si estamos enterados de que necesitan ser horneados con el juego bonito. (Hugo Laredo).