Real Madrid sin despeinarse gana el título de la Supercopa a Barcelona  

shadow

 

Real Madrid logró un nuevo título, el segundo de la temporada en solo dos intentos, otro trofeo para Zidane para su grupo. Sin embargo, el baño de juego que le dio el Real Madrid al Barcelona dejó en un segundo plano algo tan extraordinario como ganar un título.

El fútbol cambia y lo que hoy es blanco mañana puede ser negro, pero el estado del Barcelona al 17 de agosto es peor que la que tenía cuando terminó la temporada pasada.

Es un Barcelona triste y sin una idea clara de que hacer, sin ir más lejos, en el Bernabéu plantó cinco defensas para defender a un solo delantero puro, Benzema, regalando el centro del campo que permitió a Real Madrid jugar a medio gas. Muy cómodo.

Jugadores como André Gomes, Sergi Roberto o Mascherano no aprovecharon su oportunidad y otros como Busquets o Luis Suárez están lejos de su mejor nivel. Y como el fútbol español se gestiona según la teoría de los vasos comunicantes, lo que en Barcelona es oscuro en el Bernabéu son cielos brillantes.

 Asensio está a un nivel espectacular y se empeña golazo tras golazo de poner más en duda que nunca a la BBC. A los cuatro minutos aprovechó una zurda de oro que apareció en mitad de la nada para lanzar un trallazo que se coló por la escuadra de un inerte Ter Stegen.

Fue el inicio del espectáculo de Marco Asensio, el 20 blanco se fue una y otra vez, cuando y como quiso de Sergi Roberto y de Mascherano. El Real Madrid era dueño y señor, los olés se sucedían en un Bernabéu de fiesta.

Solo el orgullo de Lionel Messi llevaba algo, muy poco, peligro a la portería de Keylor Navas. Era solo un espejismo, cada vez que el Real Madrid pisaba el acelerador el elenco catalán se metía debajo de su larguero.

En uno de los ataques eternos del Real Madrid, de toque y toque, de taconazos y triangulaciones, un baile en toda regla del Real Madrid, acabó con Benzema con tiempo suficiente para controlar y ajustar un disparo en el área pequeña mientras Umtiti se rendía ante su compatriota.

Llegó el descanso y en la segunda mitad el Real Madrid decidió no hacer sangre, el equipo de Zidane redujo un par de marchas, algo que agradeció el Barcelona, que buscó un gol que maquillase el resultado, un tanto que pudo haber llegado si Messi primero o luego Luis Suárez no se hubieran encontrado con el poste.

El Real Madrid se llevó la Supercopa, se acerca al pleno de trofeos y dejó una sensación de que está haciendo las cosas mejor que nunca justo en el momento en el que se evapora su máximo rival, al que le quedan 14 días para ilusionar a su afición y tratar de convertirse en un rival que pueda competir de tú a tú con el Real Madrid.

Ficha técnica:

Real Madrid (2): Keylor Navas; Carvajal, Varane, Sergio Ramos, Marcelo; Kovacic (Casemiro, m.62), Kroos (Ceballos, m.79), Modric, Lucas Vázquez; Marco Asensio (Theo, m.74) y Benzema.

Barcelona (0): Ter Stegen; Mascherano, Piqué (Semedo, m.50), Umtiti; Sergi Roberto, Busquets, André Gomes (Deulofeu, m.71), Rakitic, Jordi Alba (Digne, m.77); Messi y Luis Suárez.

Goles: 1-0, m.4. Marco Asensio. 2-0, m.39: Benzema.

Árbitro: José María Sánchez Martínez (colegio murciano). Amonestó a Luis Suárez (89) y a Mascherano (92) por el Barcelona.

Incidencias: Partido de vuelta de la final de la Supercopa de España, disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante 79,400 espectadores.