Sudáfrica: le trasplantan pene hace 6 meses y será papá (VIDEO)

shadow

 

JOHANNESBURGO.- En una proeza médica, cirujanos sudafricanos por primera vez practicaron un trasplante de pene a un joven que tenía el órgano gangrenado, con tal éxito que seis meses después ha embarazado a su pareja, confirmó el profesor André van der Merwe, de la Stellenbosch University.

“Ahora él tiene una gran sonrisa, tiene una gran sonrisa y está un poquito avergonzando”, dijo el médico tras señalar que, por primera vez en este tipo de cirugías,  el paciente  es capaz de procrear.

Explicó que la fertilidad nunca estuvo en duda, ya que los testículos no fueron afectados, pero la adaptación al órgano del donante no estaba garantizada  tras la cirugía se realizó el 11 de diciembre de 2014 en el hospital Tygerberg de Ciudad del Cabo y duró nueve horas.

El nombre del joven fue reservado, pero se sabe que su órgano sexual debió ser amputado cuando tenía 18 años a causa de una infección que conllevaba riesgo de muerte, producida por una circuncisión casera, desarrollando una gangrena que forzó el tratamiento.

“¿Podré tener relaciones sexuales? ¿Podré tener hijos?”, eran las principales inquietudes que el paciente le planteó a André Van der Merwe. El médico le dio esperanzas: “Hemos tildado todos los casilleros”, le dijo.

andre-varmedico800

Doctor André Van der Merwe,  profesor de la Stellenbosch University de Sudáfrica

El antecedente de un paciente chino que se sometió a la misma cirugía en 2005 resultó tan frustrante en ese aspecto que los médicos debieron retirarle el órgano trasplantado.

El profesor advirtió que aun hoy hay riesgos de que el cuerpo rechace el injerto, lo que generaría síntomas en la piel de la zona. Pero “por el momento su piel está bien. No hay rechazo y se maneja correctamente”, observó.

El médico de 46 años recordó que en Sudáfrica hay una gran necesidad de donantes y casos de infecciones que motivan amputaciones.

El diario británico The Guardian señala el ejemplo de los adolescentes del grupo étnico Xhosa, que se someten al rito tradicional de ser circuncidados como símbolo del pasaje a la adultez.

Aunque en algunas regiones estos ritos están prohibidos y son sancionados, en otras simplemente no están regulados y generan año tras año numerosas muertes y lesiones permanentes.

André Van der Merwe lleva adelante un plan que tiene a nueve pacientes aguardando turno para ser operados, pero el médico necesita completar antes de fin de año la financiación que necesita para llevar adelante las cirugías. (ECHA- Agencias)

 

l