Cataluña: inician campaña electoral con viable triunfo independentista

shadow

 

MADRID/BARCELONA.- La campaña para las elecciones autonómicas de Cataluña comienza hoy con la perspectiva de que gane la opción favorable a la independencia de esta región, pero con la sociedad dividida entre los soberanistas y los partidarios de la unidad con España.

Más de cinco millones de personas están llamadas a las urnas en las elecciones autonómicas del 27 de septiembre, planteadas como un plebiscito sobre la independencia de Cataluña por los partidos soberanistas.

Según un sondeo publicado hoy por el oficial Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), la candidatura Junts pel Sí (Juntos por el Sí, en español), que agrupa a los principales grupos independentistas y en cuya lista va el presidente del Gobierno catalán, Artut Mas, conseguiría 60-61 de los 135 escaños.

Estos diputados, unidos a los 8 de la CUP (independentistas de izquierda), llevarían a una mayoría absoluta a favor de la independencia, aunque no de votos, ya que sumarían el 44%.

Frente a estas formaciones están los que apuestan por la unidad, aunque con distintos matices.

Por un lado están el Partido Popular (PP, centroderecha) y Ciudadanos (partido de centro no nacionalista), defensores de la unidad, que centran su campaña en una oposición frontal a los independentistas.

Y por otro, como una tercera opción se sitúan el Partido Socialista de Cataluña (PSC), Catalunya Sí que es Pot (Cataluña sí se puede, izquierda no independentista) y Unió, partido nacionalista de centro que este año rompió su tradicional coalición con Convergencia Democrática de Cataluña (CDC), por su deriva independentista.

Los tres son contrarios a la independencia, pero apuestan por buscar opciones que faciliten el diálogo, como la reforma constitucional que proponen los socialistas para conseguir el “encaje” de Cataluña con el resto de España.

Según el CIS, la lista de Ciudadanos se situaría en segunda posición, con 19-20 diputados, por delante de Catalunya Sí que es Pot, con 18-19 escaños.

El PSC retrocedería hasta la cuarta posición con 16-17 escaños, seguido del PP con 12-13, por delante de la CUP que tendría 8 diputados y Unió se quedaría fuera del Parlamento.

Estas elecciones están marcadas por un creciente movimiento soberanista, impulsado por movimientos sociales a los que se han unido partidos independentistas como Ezquerra Republicana de Cataluña (ERC) y en los últimos tiempos CDC de Mas, que hasta hace tres años no se declaraba independentista.

Todos los líderes políticos, tanto en Cataluña como en el resto de España, destacan la trascendencia de estos comicios. Los soberanistas porque lo consideran un plebiscito, y si ganan iniciarán el proceso de separación, y el resto, por lo que supone de riesgo para la unidad de España.

Los partidarios de la separación argumentan que Cataluña como estado independiente vería culminadas sus aspiraciones como nación y que sus ciudadanos tendrían mejores condiciones de vida, ya que el Estado español les exige más aportaciones económicas que los beneficios que reciben.