Harold Shipman: el mayor asesino serial de Gran Bretaña que se consideraba “un ser superior”

shadow

 

Harold Shipman fue un médico británico condenado por el asesinato de 15 pacientes, aunque se sospecha que podría haber sido responsable de muchas más muertes. Nació el 14 de enero de 1946 en Nottingham, Inglaterra, y murió el 13 de enero de 2004 en prisión, donde cumplía cadena perpetua.

Rompió todos los récords de los registros criminales de Gran Bretaña, al ser condenado a cadena perpetua por el asesinato de 15 pacientes.

Después de seis días de deliberación, el jurado sentenció a Shipman a 15 cadenas perpetuas consecutivas más cuatro años por falsificación de documentos el 2000.

Se le apodó El ‘Doctor Muerte’ y se consideró en vida como “un ser superior” que podía decidir quien vivía y quién no.

Shipman trabajaba como médico de cabecera en Hyde, Greater Manchester, y cometió la mayoría de sus crímenes durante la década de 1990. Sus víctimas eran principalmente mujeres mayores a las que les administraba dosis letales de opiáceos, especialmente la droga conocida como diamorfina. Luego falsificaba los registros médicos a fin de encubrir sus acciones.

La investigación sobre Shipman comenzó cuando una colega médica notó discrepancias en los patrones de muerte en su práctica. Tras una investigación exhaustiva, fue arrestado en 1998 y eventualmente condenado por asesinato en 2000. Las autoridades estiman que Shipman puede haber sido responsable de la muerte de hasta 250 pacientes.

El caso de Harold Shipman es uno de los más infames de asesinatos en serie en la historia criminal británica y provocó cambios significativos en los procedimientos de control y supervisión de médicos en el Reino Unido.

Además de su carrera criminal, el caso de Harold Shipman generó una serie de repercusiones en el ámbito médico, legal y social:

Reformas en el sistema médico:

El caso de Shipman provocó una revisión exhaustiva de los procedimientos y controles en el sistema médico del Reino Unido. Se implementaron medidas más estrictas de supervisión y monitoreo de la práctica médica para prevenir la repetición de casos similares en el futuro.

Cambios en la legislación:

Como resultado directo del caso Shipman, se introdujeron cambios en la legislación británica relacionada con la prescripción de medicamentos controlados y la gestión de registros médicos. Estas medidas tenían como objetivo aumentar la transparencia y la responsabilidad dentro del sistema de atención médica.

Mayor conciencia pública sobre el abuso de confianza en la medicina:

El caso Shipman generó un mayor escrutinio público sobre la relación entre médicos y pacientes, y sobre el abuso de la confianza que los pacientes depositan en sus proveedores de atención médica. Esto llevó a una mayor conciencia sobre la importancia de la supervisión y el escrutinio en el campo de la medicina.

Impacto en la percepción de la atención médica:

El caso Shipman socavó la confianza del público en el sistema de atención médica británico y generó preocupaciones sobre la seguridad y la integridad de la profesión médica. Como resultado, se produjeron cambios significativos en la forma en que se aborda la ética médica y la supervisión de los profesionales de la salud.

En resumen, el caso de Harold Shipman trascendió los aspectos puramente criminales y tuvo un impacto duradero en la práctica médica, la legislación y la percepción pública de la atención médica en el Reino Unido.

¡El crimen no paga!

RG- Imagen YouTube