Rafael López Aliaga gastó más de 8 millones en abogados y consultores extranjeros

shadow

 

El alcalde de Lima, Rafael López Aliaga, quien en plena campaña electoral prometía que a Lima la convertiría en una “potencia mundial” y que acabaría con las millonarias consultorías, durante su periodo al mando de la Municipalidad Metropolitana de Lima se gastaron más de 8.6 millones de soles solo en consultoras extranjeras.

Al inicio de su gestión el alcalde Lima, Rafael López Aliaga, anunció que “he tomado la decisión de prohibir la contratación del servicio de asesorías, consultorías y restringir la contratación de terceros y locadores”.

El semanario Hildebrandt en sus Trece indica que las consultorías con abogados en países como Estados Unidos, Colombia, Inglaterra, entre otros, tiene como punto de partida la decisión del alcalde Rafael López Aliaga de enfrentarse a Rutas de Lima, empresa concesionaria de los peajes en la ciudad.

La publicación señala que luego de haber anulado el acuerdo con el concesionario, la Municipalidad de Lima decidió invertir 1.8 millones de soles en la contratación de la consultora colombiana Inkerlink SAS para que calcule cuánto se tendría que pagar a Rutas de Lima por la anulación del acuerdo con la empresa concesionaria.

La inversión, sin embargo, sería inútil pues, en un tribunal arbitral de las Naciones Unidas, se indicó que el gobierno local debía dar marcha atrás en la decisión de anular el contrato con Rutas de Lima y llegar a un acuerdo.

El siguiente contrato de este tipo se realizó con el estudio de abogados K&L Gates, con sede en Seattle, con la finalidad de que el gobierno de Estados Unidos sancione a la empresa Brookfield (socia mayoritaria de Rutas de Lima) por su presunta participación en los escándalos de corrupción de la empresa Odebrecht. El servicio costaría 927 mil soles.

Casi al mismo tiempo, se invirtieron 336 mil soles en contratar al estudio Raeda Consulting Limited para elaborar un informe que pruebe que Brookfield sabía que Odebrecht estaba involucrada en actos de corrupción a partir del año 2016.

El informe se presentó a la Municipalidad como una compilación de publicaciones periodísticas, documentos de acceso público y entrevistas a expertos. Se concluye que “existieron reportajes y notas periodísticas en los medios de comunicación de toda América Latina sobre la participación de Odebrecht en el escándalo Lava Jato”, algo que ya era conocido en la región precisamente por las publicaciones realizadas.

Según Hildebrandt en sus Trece, este acuerdo se llevó a cabo en enero del año 2024 y se debía comprobar que Brookfield había violado leyes estadounidenses al comprar parte de las acciones de Rutas de Lima. Sin embargo, el documento final solo indicó que había “posibles incumplimientos” de normas. Nuevamente, no se hizo un hallazgo concreto.

Pese a que el trabajo de Boies no produjo resultados sustanciosos para la Municipalidad, el semanario indicó que se volvió a confiar en la firma para abrir un proceso penal contra Brookfield en Estados Unidos.

El proceso costó tres millones de soles adicionales, pero por recomendación de la firma, también se gastaron otros 2.2 millones más en abrir un proceso legal contra Vinci Highways, empresa que compró la concesión de la Línea Amarilla y que inició acciones legales contra el Perú luego de que el exalcalde Jorge Muñoz decidiera anular el acuerdo.

Los procesos van a continuar, el pago a consultorías externas también, hasta ahora van más de 8 millones de soles, la cifra va subir, así como crece la desaprobación a la gestión del alcalde.

Texto: WSV
Foto: Composición

También puede ver:

Alberto Adrianzén: López Aliaga es un engaño y ha demostrado una incapacidad enorme