Salud: la hipertensión arterial, una asesina silenciosa

shadow

 

La hipertensión no presenta síntomas. La única manera de diagnosticarla es midiendo la tensión arterial con un tensiómetro.

Se le conoce como la asesina silenciosa porque es una condición que no presenta síntomas, pero que puede llegar a ser peligrosa. Uno de cada tres adultos tiene la tensión arterial elevada, es decir, afecta al 20% de la población del planeta, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). En el Perú uno de cada cuatro, ósea un 27.3% es hipertenso de acuerdo con el Estudio Tornasol II de la Sociedad Peruana de Cardiología.

“La hipertensión es uno de los factores de riesgo modificables de enfermedades del corazón, puede controlarse con éxito si se ponen los medios y la voluntad. Y hay que tener en cuenta que es la causa de la mitad de todas las muertes por accidente cerebrovascular y enfermedad coronaria y la responsable de un 13% de la mortalidad mundial”, manifestó el Dr. Bristan Maraza, cardiólogo de Cardiomas E.I.R.L.

De acuerdo con el galeno, este problema no presenta síntomas, la única manera de diagnosticarla es midiendo la tensión arterial con un tensiómetro o esfigmomanómetro o sphygmomanometer (un medidor de la presión del pulso). La presión se mide en milímetros de mercurio (mmHg).

“Por esta razón, las autoridades sanitarias recomiendan medirse la presión arterial con regularidad y tomar medidas para mantenerla normal o bajarla si se tienen niveles de riesgo, en especial en personas con problemas cardíacos, diabetes o que han sufrido un accidente cerebrovascular. En estos casos, es posible que tu médico te aconseje que tu presión arterial esté por debajo de los valores recomendados”, precisó.

La presión arterial se define por dos valores:

  • Tensión arterial sistólica o máxima: corresponde a la presión de las arterias durante el bombeo del corazón, es decir, mientras el corazón late. Se considera alta cuando es igual o mayor a 140 mmHg.
  • Tensión arterial diastólica o mínima: es la presión a la que siempre están sometidas las arterias del organismo. Por ello, es muy importante vigilarla con atención porque puede causar serios problemas en la salud. Sus valores son altos cuando es igual o superior a 90 mmHg de forma constante.