China convertida en primer proveedor del mercado peruano

shadow

 

China se convirtió en 2014 en el principal proveedor de productos para Perú, desplazando a Estados Unidos, con 8.925 millones de dólares, un 6,3 por ciento por encima del año precedente, según cifras de la Superintendencia Nacional de Tributos (Sunat).

De acuerdo con esa cifra, el país sudamericano compró el 21,1 por ciento del total de sus importaciones a su par asiático, relegando a Estados Unidos como segundo con el 20,9 por ciento de participación; el año pasado las importaciones totales sumaron 42.372 millones de dólares.

En el primer trimestre de este año, las compras peruanas a China suman 2.296 millones de dólares, un 24,3 por ciento más que en el mismo período de 2013.

Según las estadísticas del Ministerio de Comercio Exterior y Turismo (Mincetur), las importaciones desde China fueron principalmente bienes de capital por 4.087 millones de dólares, seguido por bienes de consumo y materias primas.

En el renglón de bienes de consumo, el rubro de celulares y redes inalámbricas ocupó en 2014 el primer lugar con 1.013 millones 971.000 dólares; le siguió máquinas automáticas para el tratamiento o procesamiento de datos por 441 millones 503.000 dólares; aparatos de telecomunicaciones por corriente portadora o telecomunicación digital por 147 millones 381.000 dólares, y motocicletas y velocípedos por 112 millones 217.000 dólares.

“El mundo vive una permanente revolución tecnológica. Lo que se refleja, verbigracia, con los celulares que se encuentran en constate innovación. Los consumidores buscan mantenerse actualizados con los nuevos gadgets tecnológicos, y la importación de celulares, smarthphones e Ipads, por ejemplo desde China, reflejan el dinamismo del mercado peruano”, señala la Sociedad de Comercio Exterior del Perú (ComexPerú).

La firma Huawei, pionera en inversión electrónica china en el país sudamericano, cuenta con gran aceptación entre los consumidores nacionales, tanto así que la tableta modelo Ascend Mate 7 compite en el mercado premiun, caracterizándose por su mejor autonomía, la carcaja de aluminio siempre elegante y sus opciones de ahorro de energía, una de las cuales reduce las funciones al mínimo necesario y prolonga la vida, a la par de avisar qué aplicaciones se están consumiendo más.

La pantalla Full HD y su mayor densidad de pixeles que el iPhone6 ofrece es una grata experiencia visual, con una buena resolución.

En ese andar cibernético, las laptops (computadores portátiles) de la marca china Lenovo representaron el 97 por ciento del total de ventas en los primeros cinco meses del 2014, con un valor de alrededor de 150 millones de dólares, según ComexPerú, superando a sus rivales estadounidenses, surcoreanas y japonesas.

Lenovo vendió un promedio de 60.000 computadoras en 2014, cada laptop a un promedio de entre 2.000 y 3.000 dólares, especialmente a pequeñas y medianas empresas (pymes), porque éstas encuentran en ellas soluciones tecnológicas con seguridad, durabilidad, resistencia y calidad, con paquetes de un servidor y tres o cuatro computadoras personales a un costo competitivo y con garantía de hasta tres años.

Los vehículos motorizados chinos, de los cuales se comercializan más de 50 modelos, a pesar de que recientemente comenzaron a ingresar al mercado peruano hace unos 10 años, representan el 14 por ciento de las ventas totales en Perú, y se proyecta que habrá un incremento en el corto y mediano plazo; ello debido a que se está mejorando el servicio posventa y de repuestos, rompiendo el mito de que “Made in China” implica menor calidad frente a sus competidores, señalan ejecutivos de empresas automotrices distribuidoras.

La estabilidad económica del país sudamericano ha influido para que los capitales chinos arriben al país, acumulando hasta el momento alrededor de 19.000 millones de dólares, concentradas mayormente en el sector minero, aportando no solamente ingresos fiscales (vía impuesto y canon) y empleos sino aportando en obras sociales.

En ese rubro, la primera empresa china fue Shougang, dedicada a la explotación de hierro, con una inversión primera de 120 millones de dólares (entonces considerada la más alta inversión china en América Latina) en 1992; hasta la adquisición del proyecto cuprífero Las Bambas, en la región sur andina de Apurímac, por la Minmetals Group (MMG) a la X-Strata, con sede en Suiza, y que representó en 2014 la mayor megaoperación en el mundo, con 7.000 millones de dólares, y que entraría en operaciones en el primer trimestres de 2016, según reporte de xinhuanet.com

Imagen: xperiaplay.com

 

Leave a Reply