Al Maestro… Con mucho cariño

 

La noticia viene cargada de tensión. Roberto Chale ha sufrido una descompensación en Cajamarca. Un médico local ha logrado estabilizarlo. Está en mejores condiciones y la opinión unánime es que el actual técnico de Universitario de Deportes regrese a Lima.

Roberto Chale Olarte, el Niño Terrible de los 60, fue intervenido de una dolencia a los riñones hace algunos meses. La memoria colectiva es sensible en este caso. Por eso preocupa cualquier complicación en la salud de uno de los mejores volantes creativos del país.

Las novedades vuelan en Internet. Los portales informativos de los diarios más importantes, los medios digitales, las redes sociales informan de cada detalle en la evolución del exentrenador de la selección en la eliminatoria de 1985.

Roberto Chale sintetiza una vida entregada al fútbol. Los primeros pasos en el Oratorio Salesiano de Magdalena del Mar. Pelotero de festivales en esa aldea llamada Lima de finales de los 50 y principios de los 60. Contratación efectiva de Miguel Pellny para la ‘U’.

El Niño Terrible recuerda siempre dos momentos cumbre a nivel internacional: la definición de 1969 con Argentina en la Bombonera y su participación en el Mundial de México 70.

En Buenos Aires sacó todo el barrio que tenía adentro y empequeñeció a los platenses. En tierras aztecas hizo levantar de su asiento al inglés Sir Stanley Rouss, entonces presidente de la FIFA ante una parada de pelota espectacular lanzada en parábola desde unos 50 metros, en el partido contra Bulgaria.

Lo de Argentina me lo resumió así en una conversación realizada en su casa: “Nosotros con la ‘U’ estábamos acostumbrados a ganarles en amistosos y en Copa Libertadores. No podía ser de otra manera a nivel de selecciones”.

Chale ha sido tocado por una dolencia que esperamos sea pasajera. En esta hora los recuerdos regresan con fuerza. El paso de la ‘U’ al Defensor Lima, el equipo millonario de Luis Banchero Rossi, habla de la calidad e importancia de Roberto en cualquier equipo con pretensiones.

Como técnico fue tricampeón con la ‘U’. Chale tiene una visión del fútbol como pocos. Se adecúa a las piezas que tiene. Estudia al contrincante y plantea la estrategia que corresponde. El ejemplo más notable el que empleó ante la Argentina de Diego Armando Maradona, cuando Lucho Reyna jugó al límite del reglamento.

Roberto Chale ha convivido con la notoriedad desde que debutó en el Centro Iqueño. Amigos e hinchas están pendientes de cada paso suyo. Chale es el símbolo del jugador con calidad técnica, autoestima al máximo y un carisma que resiste con lozanía el paso del tiempo.

En esta hora solo queda, en gratitud por todo lo que le dio al fútbol peruano, desearle el más pronta restablecimiento al Maestro Chale. Roberto siempre ha sido un peleador y esta vez tiene un reto por superar. La mejor de las suertes. Esperamos verlo pronto en una cancha de fútbol, su hábitat natural.