Elecciones en Paraguay: Continuismo o cambio

 

El domingo 22 de abril es un día clave: se realizan las elecciones nacionales para elegir al nuevo presidente y vicepresidente de la República, como también a los senadores y diputados nacionales y a los gobernadores departamentales y autoridades locales del país.

Los principales candidatos que aspiran a la presidencia y vicepresidencia son el Dr. Mario Abdo Benítez y Hugo Velázquez por la ANR – Partido Colorado, y Efraín Alegre y Leo Rubín por La Alianza GANAR integrado por el PLRA, el Frente Guazú y otros partidos menores.

La batalla decisiva que se libra es darle continuidad a las políticas que benefician a unos cuantos o iniciar un cambio en beneficio de las grandes mayorías.

El sector público es uno de los más golpeados del país. Se debilita el papel del Estado.

Estando en la semana clave del proceso electoral, los datos más preocupantes son los siguientes:

• El gran descrédito de las encuestas que se realizan, donde predomina las maniobras-manipulaciones más que la seriedad de los datos, con diferencias en algunos casos hasta escandalosas.
• No existe un clima político de gran motivación en el electorado, y se observa una cierta pasividad que los analistas consideran como un signo negativo para el día de las elecciones
• Por primera vez votarán 300.000 jóvenes, que puede inclinar de un lado o del otro el resultado electoral
• Los organismos internacionales indican que Paraguay este año tendrá un crecimiento económico del 4%. Su modernización tipo modelo Panamá continúa.
• Paraguay es 6o. exportador mundial de soja y 4o. exportador de carne bovina, si bien en este primer trimestre del año, ha disminuido en 12% el valor de las exportaciones.
• Y los principales medios de comunicación mencionan que el gobierno saliente dejará un déficit del 1.5% del PIB
• Y un alto monto en la deuda externa. Con los bonos lanzados en marzo del presente año, la deuda externa se trepa a la cifra récord de 7.500.000.000 dólares, una suma que puede seguir creciendo, hipotecando a las generaciones futuras. Es la principal preocupación de toda la sociedad paraguaya, ya que nos lanza irresponsablemente en manos de los fondos buitres que puede empobrecernos aún más.
• El 2% de propietarios de las tierras aptas para el cultivo, son dueños y están controlando más del 80% de la propiedad de la tierra en todo el país.
• Más de 300.000 campesinos han sido expulsados de sus tierras junto con los pueblos originarios. Y todo para ampliar la frontera agrícola y concentrar más tierras en manos de los señores de “La Patria Sojera y Patria Ganadera”.
• El clima político se caracteriza por el uso desbocado de los recursos del Estado Paraguayo por parte del Gobierno de Horacio Cartes, quien en forma desvergonzada hace campaña electoral opacando a su propio candidato el Dr. Mario Abdo Benítez, hijo de uno de los principales personeros de la dictadura criminal que desgobernó el país durante casi 35 años, contando con el apoyo absoluto de los EE.UU. de Norteamérica con la prédica del pensamiento neoliberal – capitalista- Trumpista.
• Este dato tiene su importancia, ya que se vislumbra claramente el autoritarismo predominante en la conducción del actual Presidente de la República y de todo el equipo que se prepara para darle continuidad al régimen actual.
• Dos circunstancias preocupan a la sociedad paraguaya: La APP Y la EPP. La primera sirve Para ir trasladando el ACTIVO PUBLICO DE LA SOCIEDAD A LA GERENCIA PRIVADA – es un proceso de privatización y al mismo tiempo de flexibilización laboral y de política antisindical –sumamente preocupante.
• La EPP (un supuesto ejército del pueblo) que opera a sus anchas en un país sin montañas, sin organización urbana, sin los elementos que caracterizan a las guerrillas, y que todo indica que puede ser un montaje más de los factores de poder para seguir deforestando el país, expulsando a los campesinos e indígenas de sus tierras, y al mismo tiempo amenazar a los mennonitas que han logrado instalarse y convertirse en grupos autonómos en su capacidad productiva y controlando-administrando espacios importantes y políticas no dependientes de las autoridades partidarias locales.,
• Los obispos, sacerdotes y autoridades eclesiásticas del norte del país han solicitado al gobierno desmontar el FTC (Fuerza de Tarea Conjunta), ya que produce más daño a la población por sus arbitrariedades y violaciones de los derechos humanos que garantizar la seguridad de las personas y de los bienes de las gentes del lugar donde supuestamente son fuertes los integrantes del EPP.
• La pobreza crítica es altamente preocupante, la corrupción – impunidad es galopante, y la lucha entre los narcotraficantes es una amenaza para toda la población.
• Las amenazas de darle continuidad a las políticas públicas del gobierno autoritario del presidente Horacio Cartes es lo que más preocupa a la población que no pierde la esperanza de poder cambiar algo en el escenario nacional.
• Mucho dinero está circulando para la compra tradicional de los votos. Como siempre: “Poderoso caballero es don dinero”.
• Derrotar al dinero y a las maquinaciones del poder tradicional, es la esperanza.

Y esa perspectiva es la que encarna la ALIANZA GANAR , encabezada por Efraín Alegre y Leo Rubín, que en todo caso, requerirá de una vigilancia del pueblo organizado para avanzar hacia los cambios necesarios e imprescindibles.

El resultado lo tendremos el 23 de abril de 2018.