Los irracionales que se creen humanos

 

Sus efectos ante las circunstancias sociales y políticas.

Hoy estamos circunscritos a un mundo globalizado, digital, relativista donde impera lo efímero, la nada, lo temporal y vacío. A esto se denomina también como algo líquido, pasajero, de cambios cíclicos, sin expansión. Vivimos pues inmersos en situaciones de vivir para ya, con demasiada intensidad, en un acelere desbordante donde todo sucede sin dar espera, porque algo nuevo está en camino que nuestros pensamientos no alcanzan a asimilar, solo lo que esta inmóvil es lo que percibimos. Ante la efimeridad sin revisión, aplicamos la política del avestruz, esto es, enterrarnos en la oscuridad, para dejar pasar el tiempo, viviendo y vegetando cual parásitos sin objetivos.

Todas las cartografías de nuestro vivir se enmarcan en lo fugaz, lo complejo en su gobernabilidad, en la comunicación tecnológica que aísla al hombre haciendo que sus relaciones con el otro sean fugaces, imperceptibles e indivisibles. Nada perdura en el mundo moderno tanto así, que pareciera que todo se eclipsa, que el vivir no parece una realidad ante la efimeridad del tiempo, y del espacio y los hechos y caos circundantes.

Lo efímero se torna agobiante cuando ante los entornos de la vida todo nos llegan inesperadamente, hay   convulsión de procesos sin que podamos muchas veces disfrutarlos o cambiarlos. Todo poder es efímero y si perdura es porque se ha vuelto un poder de dictadura. En ocasiones se torna un círculo vicioso cuando se asocian para hacerlo predominado la ambición compartida.  Lo efímero es lo más usual en el diario vivir.

Lo efímero y lo perdurable son dos fuerzas cuyo fin debiera ser buscar puntos de equilibrio para ejercer renovaciones siempre que convengan al bien común, tanto en el desarrollo, en lo tecnológico y en lo político- Lo efímero se disfruta cuando su proceso genera bienestar, felicidad, goce y libertad de espíritu que se intuye permanente en la historia como las luchas justas, políticas y sociales, símbolos de la rebeldía de los espíritus indómitos con justas causas.

 La vida trasciende ante lo efímero, pero también con lo perenne cuando el perenne evoca paz, evoca tranquilidad, pero ese perenne debe permanecer en observación, no sea que nos esté asfixiando sin darnos cuenta. Lo efímero convertido en perenne positivo trae como consecuencia el bien común, respiro de satisfacciones para trabajar con alegría haciendo productiva la vida.

Lo efímero es la vivencia de cada instante de la vida y la vida es de instantes evolutivos, es acción, cosa que no nos lo da lo perenne o inmóvil. El giro de la vida con todas sus vicisitudes nos hace alterar todos los procesos, penetrando hasta hacernos visibles el efecto mariposa, que aparece trayendo sus razones, sus efectos diversos. Buscamos la comprensión de los hechos, pero esa espera es el devenir de los efímero, son opciones, complejidades, hallazgos, conclusiones que flotan en el ambiente para tomar los cambios adecuados.

Esta amalgama asume en que lo efémero mariposa agrede llenando nuestro espíritu de alternativas, con incomprensiones. Que hacer…Es un reto que imprime carácter, pues, aunque seamos una golondrina de verano, dejamos en su estela física un mensaje……….. Cuando el mundo gira, esos aleteos llegan con nuevos giros haciéndonos comprender muchas cosas, y ese comprender es acción, es renovación, es actualizar el ímpetu o la fuerza interior. Todo hecho critico dice el adagio por más leve, repercute en lo más hondo de una sociedad, y, en esa medida merece acción.

Como todo es acción, es enseñanza, creo que una frase hallada en lo profundo de las letras, avala el principio de la permanente actividad…. Quienes más leen, viven menos…… Si, viven menos engañados, menos explotados.

Esta reflexión puede con muchos corolarios, pero observemos el que nos conduce a que los cambios Traen nuevos horizontes muy puntuales cuyos efectos modifican todo tipo de formas de convivencia. Los giros se perfilan hacia la liberación del hombre, de las esclavitudes sociales, políticas y espirituales que no aportan nada al crecimiento humano. Cuando giramos  en el diario vivir, asoma a nuestra presencia solo lo visible, pues lo invisible humano se desespera en cada uno, en cada rostro, en cada presencia viviente que no alcanzamos a percibir o nos hacemos los indiferentes.

Lo efímero despega cambios, evoluciones que rompen orientaciones perdurables producto de la experiencia que buscan eliminar viejos vicios. Las liberaciones las buscamos en el efímero hoy y lo perdurable que, siempre están para reversiones. Despertar el vivir anestesiado es espíritu de transformación. Convivir en el statu quo es no avanzar, no avanzar que se rompe con la rebeldía de la acción pura que no se puede posponer. Rebeldía intensa que nos enseña Camus, igual a la rebeldía del evangelio que propago Jesús con su programa de enseñar al hombre a buscar lo nuevo tonificante en una disertación de vida alimentada con sus leyes de servicio y amor.

El presente mundo descompuesto por todos los flancos, no vislumbra una salida para fortalecer el bien común ni para enfrentar el genocidio contra la naturaleza, que, ante la catástrofe, entra en la categoría de crimen de lesa humanidad-.  La fuerza funesta de las violaciones que perduran en todos los escenarios, debe ser superada por la fuerza del cambio que simboliza lo efímero.

Respecto a lo efímero Nietzsche dijo que… de nadie estamos más lejos que de nosotros mismos. . La cosmovisión efímera y perdurable unificaran sus fuerzas para el cambio social y para transformar la paz social.   Otro pensador ante el espectro de lo efímero, Borges expreso en su momento que -……-La eternidad contiene lo fugaz….

Colombia en su trayectoria histórica trae un pasado de procesos donde lo duradero es lo que prevalece, lleno de conflictos generados por la incurrencia de guerras de colonización e independencia, que al grito de independencia no sufrieron cambios, sino una perdurable hegemonía de poder, pues la voluntad política ha estancado al país en un statu quo, ha faltado evolución de estado que brinde horizontes nuevos de progreso para doblegar las necesidades humanas. Y en esta medida sabiamente Gandhi no dice que… Hay suficiente para las necesidades de todos, pero no para la codicia de todos……

Ante la encrucijada de lo efímero y lo perdurable como componentes de prácticas de gobierno, el fluir de las circunstancias esta aparejado de inmovilidad para producir cambios. El desafío es determinar para evaluar todas las necesidades para preparar proyectos decisorios que revolucionen el desatino al que estamos sometidos.

El ritmo de la historia lo modificamos con el esfuerzo general, pues el compromiso constitucional es trabajar socialmente por fuera de los desastres politiqueros y de los políticos que han sembrado ineficiencia con sus carencias de objetivos. El país no puede seguir a la sombra de amenazas, de falta de honestidad, de falta de gestión política y social y de voluntad de gobernantes.

Los cambios de paradigmas no se hacen con emociones y proclamas con creaciones de movimientos sociales. Se siguen perdurando las anquilosadas ideologías que solo producen patologías dominantes. Lo efímero o lo perdurable dentro del esquema que nos sostiene, lo que hace es generar violencia y corrupción para seguir alimentado la codicia y la sed insaciable de poder. La nación viene padeciendo las pandemias de los administradores que no ofrecen retos ni compromisos, solo vocifera sin sentido para que perdure lo perdurable y a veces lo efímero cuando conviene.

Los tiempos de elecciones son precisos para que aparezcan aduladores y disque salvadores de la problemática nacional presentando efímeras alternativas. Fugaces emociones primarias que caducan al culminar el proceso de votación.  El gobernar está en la calle, donde se desarrollan los procesos sociales, donde se realiza el diario vivir, donde se conciben las premisas para la gestión social, donde el gobernante y el político de viva voz debe escuchar al pueblo con sus sentires humanos.

La vida es efímera, como casi todo lo que rodea al ser humano… Es efímera la fama, el dinero, la salud, las pasiones, las emociones, las ideas, el desarrollo, todos los impulsos que determinan alternativas, las realidades sociales y lo que está en íntima relación a la adherencia humana. Ante cada situación todo desaparece y vuelve y así perdura lo efímero cambiando en el espacio y el tiempo.

Políticos y gobernantes son efímeros como la vida misma, solo que algunos se atornillan para la perdurabilidad. Ningún político o gobernante han sido de la esfera democrática, solo que han hecho uso de sus artimañas… Ellos, son producto de reciclajes, de procedencia de viejos movimientos, de uniones de gamonales y terratenientes, de oportunismos partidistas o nepotismos y así se van perfilando al envejecimiento en el tiempo y el espacio con finitud implacable.

 Son los politiqueros unos oportunistas efímeros que transitan haciendo perversos actos contra la sociedad, empujándola a la incertidumbre, pero al final caen en sus propias redes- Una anécdota romana dice que a los emperadores se les recordaban que ellos eran humanos….  Los políticos y gobernantes nunca son modestos y su poder como la vida es efímero, aunque quieran ser perdurables, cuales dioses del Olimpo. Que buena enseñanza nos dejó Bolívar cuando expreso en cierta ocasión. Prefiero…. el título de ciudadano…

Aprendemos dentro de lo efímero y perdurable, cuando aprendemos a comprender las necesidades humanas. Aprendemos cuando perdemos lo que hemos tenido, cuando estamos abajo, después de habernos encumbrado en el poder y en las opulencias y no las hemos sabido llevar con humildad y justicia.  Existe siempre el peligro de caer en los extremos, en la rigidez o lo flexible. Por ello debemos siempre permanecer en el ser por el ser, para ser- no por apariencias.

En Colombia ante tantas confrontaciones generados por las intransigencias humanas, por deseos de ruptura, por envidias, codicias y orgullos, vivimos el efecto mariposa donde se cruzan situaciones efímeras y perdurables que no se han sabido controlar. Mirando por el retrovisor, estos sucesos de muchas causas como el proceso de paz, son fiel copia de lo que otrora, la altivez malsana de próceres republicanos quiso imponer.

La patria siempre ha estado por debajo de las ambiciones de los partidos sin objetivos, de los politiqueros de siempre, que solo buscan su propia gloria, cual cesares de la decadencia que en su momento Vargas Vila los denuncio y que hoy se alzan también cuales duques con su imperio dictatorial y los esbirros senadores de unos partidos que cada día se hacen líquidos. Debemos estar atentos al paso del tiempo para aprovechar los vaivenes, sabiendo analizar, decidir cada instante, de cada hecho, pues lo efímero nos puede hacer perder oportunidades.

Todos sabemos o creemos saber que el sistema tiene montada desde la creación republicana estructuras para que operen acordes y puedan perdurar estables por todos los tiempos. El sistema que perdura, nefasto, sigue siendo elegido con estrategias y estereotipos engañosos para confundir la sociedad, con entropías vinculantes que emulan un desconcierto de fugaces sensaciones.  La era flamante de los discursos tóxicos ha perdido sentido, mientras la sociedad vive el desconsuelo pues no cree en sinfonías salvadoras de ideologías trasnochadas.

Lo efímero ha llevado a que la nada es la razón, es la toma de conciencia, mientras el pueblo busca hacerse oír, participar para hallar alternativas. La efimeridad invade las esferas sociales atrayendo con delirio para llenar los espacios de mentiras seduciendo con fervor frívolo. La comunidad ante lo diluyente politiquero cada día pierde el interés de la cosa pública pues fluye la indiferencia hacia las políticas de estado, hacia toda gestión pública.

En esencia, nada y efimeridad decepcionan llevando todo el curso social a una era del vacío. Al decir del pensador Guilles Lepovetsky, moda y efimeridad es propio de la cultura. – mundo que se identifica con un ideal, dentro de una sociedad individualista, consumista, impávida, llena de apatía. Esta cultura efímera absorbe los vínculos sociales, manipula la opinión, corrompe los debates, deforma la democracia.

En lo efímero y en lo perdurable, si existe la verdad, hay esencia de bien común y estabilidad social. Si la verdad se omite, nada fluye para la comunidad. Hay siempre necesidad de cambio, sin talar el orden institucional, sembrando principios de armonía, de solidaridad y servicio. Lo efímero y lo perdurable se expone para la esencia social. Quienes se apartan de estas directrices son lo irracionales que se creen humanos.

Hoy estamos viviendo disque la revolución del 4.0 y los emprendimientos, efimeridades que alzan sus vuelos no porque si, sino para el desarrollo de todos, no de unas parcelas especiales. Hay que construir país con hechos no con fugaces deseos expresados en una torre de babel. Cada etapa cronológica del hombre es fugaz, por lo tanto, debe aprovecharse en su máxima expresión para que produzca los efectos de una verdadera evolución. Noticias efímeras están en el ambiente por parte de las redes sociales, sin que sus resultados tengan efectos de progreso, de paz y armonía. Sus efectos mariposas están ocasionando rupturas y desastres sociales.

La duda en todo flamea con apoyo de una impunidad irreverente que lleva al traste a la justicia. Se alza el poder perverso mostrando su imperio ante quien se le oponga. Ilegitimidad democrática invade el entorno irrigando todos los terrenos humanos con el dominio político. Lo efímero, emotivo y ligero bloquea cual flujo que inunda los espacios sociales.

 Nada es absoluto, de allí que el relativismo haga parte propio de la convivencia del hombre, que debe ser mirado con la sabia prudencia. Se llega a la verdad con la verdad, ante lo efímero nada es definitivo, es un eterno aprendizaje como lo son los cambios, como la revolución misma que busca desplazar lo que perjudica el bien vivir. El hombre debe aprender a vivir entre lo efímero y lo perdurable y dentro de esas premisas vencerá todos los obstáculos pensando siempre en favor de los que sufren, con ética y verdad olvidándose de la patria boba que nos sigue acosando,

marsblawyer@gmail.com

Fuente: https://barometrolatinoamericano.blogspot.com