Magaly y Laura Bozzo quieren cirugía televisiva

shadow

 

Tanto Magaly Medina como Laura Bozzo han pasado por el bisturí de habilidosos cirujanos plásticos que han sabido eliminar sendas imperfecciones y, finalmente, mostrar ante cámaras rostros y cuerpos un poco más amables para el lente televisivo. Sin embargo, ninguna de ellas se esforzó por hacer un “arreglo” ni en su alma y mucho menos en su consciencia, capaces de ensuciar la televisión peruana y la mexicana a más no poder.

Pero la vida resulta curiosa. Hay cosas que ni la ficción mejor escrita puede hacer que coincidan tan graciosamente como la mera y cruda realidad. Magaly Medina y Laura Bozzo, a pesar que lo nieguen constantemente y se saquen las uñas mediáticamente, tienen muchas cosas en común. Además de haber sido desfavorecidas físicamente por la madre naturaleza, también se han caracterizado por hacer “basura” en la pantalla chica.

Ambas señoras fueron parte de la extensa “cortina de humo” con que el régimen de Alberto Fujimori buscó camuflar todos sus crímenes contra el Perú y los derechos humanos. Los asesinatos de gente inocente pasaban a “segundo plano” televisivo, gracias a los servicios remunerados de dos mujeres que buscan pasar por adalides de la libertad de expresión, cuando dentro de la TV son “cualquier cosa”.

Los tremendos egos de Magaly Medina y Laura Bozzo las enceguecieron al punto de creerse infalibles, capaces de seguir con sus detrimentos mediáticos hasta el hartazgo. Una comprobó que ni toda la plata a su disposición podía darle “encanto” ni “calidad” a sus chismes baratos. Que a su lindo set de Latina solo irían figurettis ocasionales, todavía cobrando para decir sus “babosadas”.

Mientras, la autodenominada Abogada de los pobres pensó que Televisa era un “chaleco antibalas” que la escudaría de las furiosas críticas del público mexicano, pudiendo seguir “mintiendo” descaradamente con historias tan falsas como su romance argentino. Pero a estas dos nocivas señoras les llegó la hora de la verdad, y lo más chistoso, al mismo tiempo. Hoy Magaly busca una salida y a Laura le cancelan el programa.

Veamos, Magaly Medina ha lanzado un programa de reportajes sociales. Este columnista hace mucho tiempo se percató que la “Urraca” tenía ese interés en contar historias más relevantes que el último amorío de un pelotero. Pero también advirtió que la Medina era una adicta al rating, incapaz de soltar el insufrible espacio que le daba sintonía a costa de honras ajenas, e incluso de penas carcelarias.

También se notaba la facilidad de Laura Bozzo para crear un clima amical con algunas estrellas del canto latinoamericanas, no hablo del gaucho que la acompaña, sino por ejemplo de Ricardo Montaner. Pensé que la rubia podía intentar tener un show de entrevistas, algo digno después de años y años de exhibir dramas humanos trastocados por su producción.

Lo malo para este par de personajillos, es que el tiempo pasa y pesa, y no es tan fácil encontrar un cirujano que te arregle la imagen que bien se dedicaron a malograr. ¿Hoy, la gente del pueblo realmente le querrá contar sus desgracias a Magaly Medina? (a lo mejor también les tiene que pagar, sería lo justo dado que abonó miles de dólares a buenos para nada). A Laura Bozzo ¿le quedarán amigos famosos que quieran compartir pantalla con una mujer tan cuestionada?.

Es cierto que todavía forman parte de las filas de Latina y Televisa, pero todo tiene un límite en un mundo donde el rating es amo y señor. Sinceramente no les deseo nada de suerte, tan sólo una jubilación necesaria para el Perú y su televisión de Magaly Medina, y un retiro de Laura Bozzo pero siempre bien lejos de nuestro país. ¡Quédate en México aquí no te queremos!.

Foto: La Noticia