Por buen camino pero sin perder el rumbo

shadow

 

Ricardo Gareca asegura que la selección peruana es capaz de enfrentar y ganarle a cualquier equipo del mundo, pero todavía a la bicolor le falta ser aceitado para que funcione y no se resquebraje cuando tenga que sostener los resultados.

El engranaje del equipo funciona a media máquina. Se resiente y se nota debido a que algunas piezas todavía no se involucran. Es casi un ómnibus que circula sin llanta de repuesto.

Luis Advíncula tuvo un rendimiento mayor y se desprende del resto para que su aporte sea por encima de muchos por lo que la bicolor tenga preocupantes grietas que se deben ser subsanadas.

Advíncula se ha lucido en los dos partidos ante Holanda y Alemania con un puntaje cercano a los 8 puntos frente a otros que calificaron por la mitad y por ahí está la respuesta para explicar las derrotas.

Las fallas más visibles están en la parte defensiva donde se debe revisar si la jugada limpia es favorable o jugar largo para evitar que los atacantes rivales prosperen con los descuidos fragantes.

Pedro Aquino ante la ‘Naranja Mecánica’ tuvo buen rendimiento con gol incluido pero fue ingenuo cuando quiso salir con la pelota jugada, perdió el balón y llegó el segundo gol de Memphis Depay.

Aquino pasó con nota aprobatoria su examen en la gira europea. Pero otros no han podido justificar su presencia en la selección como ocurrió con Christian Cueva que todavía no supera haber fallado el penal en el partido mundialista frente a Dinamarca.

Acaso ‘Aladino’ debería tomarse un descanso y Ricardo Gareca probar a Cristian Benavente para que el jugador del Royal Charleroi Sporting Club de la primera división de Bélgica, muestre las ganas contenidas que todavía no se le permiten en la bicolor.

Otro faltante visible es la presencia de Raúl Ruidíaz que pese al titularato ante los alemanes rindió poco y no fue solución en ataque. La ‘Pulga’ debe explotar con la selección para que él mismo se adueñe de la camiseta ‘9’ y no haga extrañar a Paolo Guerrero.

La gira europea fue con dos derrotas pero se guarda la esperanza de que en los amistosos de octubre ante Chile y Estados Unidos será mejor cosecha con un rendimiento parejo y mejor aceitado.