Sin información transparente

 

Recuerdo que un amigo decía con cierta frecuencia “No hay mayor enemigo de la libertad de prensa que el autoritarismo y la censura”. Pienso que es cierto ya ambas amenazas, autoritarismo y censura, lejos de diluirse, parece que se acentúan a lo largo y ancho del mundo. En el pasado año países como Nicaragua y Venezuela han intensificado su represión contra los periodistas, del mismo modo que sucede en México o Brasil. Y si la violencia y la represión contra los periodistas afectan a la calidad de los sistemas políticos formalmente democráticos, no es menor el daño que provocan la desinformación y el ciber-acoso. Y es que sin información transparente, fidedigna y veraz la democracia no puede funcionar.

Fuente: http://www.ideasclaras.org