Experto en Estado Islámico prevé que “lo peor en Europa está por venir”

shadow

 

MADRID/España.- La ola de atentados que se está produciendo en Europa muestra la capacidad de “comunicación, seducción y sugestión” del Estado Islámico (EI), y, aunque “el Daesh será derrotado, a corto y medio plazo, lo peor en Europa está por venir”, dijo en una entrevista a Efe el investigador Javier Lesaca.

Tras tres años de análisis de la propaganda y la comunicación del EI, el investigador visitante de la Universidad George Washington ha publicado el libro “Armas de seducción masiva. La factoría audiovisual del Estado Islámico para fascinar a la generación millennial” (Ed. Península), que se presenta hoy en Madrid.

Con el uso de las nuevas tecnologías y el cambio en las formas de actuación del terrorismo, el objetivo de Daesh (acrónimo en árabe de EI) es crear un fallo sistemático y hacer que su población “se fascine con su narrativa terrorista”, recalcó, para lo que ha producido más de 1,300 vídeos y creado agencias de comunicación con estructuras al estilo occidental.

El 26 de noviembre del 2016 el Estado Islámico lanzó una campaña específica, en la que explicaba de forma explícita cómo fabricar bombas caseras, “exactamente igual que la del reciente atentado en Manchester, por cierto”, y en la que pedía a sus seguidores que empezaran a cometer atentados en sus lugares de origen.

Esta campaña de comunicación la están siguiendo al pie de la letra ciudadanos con pasaporte europeo y “ahora estamos sufriendo las consecuencias”, explicó.

Los destinatarios de la comunicación del EI son jóvenes de entre 15 y 25 años de todos los países, cuyo punto en común es la frustración y su percepción de estar marginados socialmente, por lo que el EI “apela al sentimiento y utiliza plataformas, hashtags y referencias culturales que les son familiares”, comentó.

La radicalización, agrega, “es un fenómeno muy complejo” que, junto a la ausencia de una estructura fija del EI, hace que este movimiento yihadista sea mucho más resistente a cualquier operación militar o policial, por lo que se requieren evidencias científicas y soluciones multidisciplinarias para enfrentarse al EI.

Según datos de Naciones Unidas, en los últimos tres años, 35,000 jóvenes de cien países viajaron a Irak y Siria para formar parte del EI: “esto Al Qaeda no lo logró jamás”, añadió Lesaca.

Mientras en Oriente Medio “ocurren ataques brutales diarios”, en Europa, el control de fronteras y la presión policial dificulta la realización de atentados. Aún así, los ciudadanos europeos “nos hemos acostumbrado a esto” y “podemos llegar a banalizar la violencia”, manifestó Lesaca.


“Que el Daesh surja en dos de los países más corruptos del mundo, Siria e Irak, no es casual”, apunta, al considerar que la corrupción es un factor clave que los estados deben tener en cuenta para “evitar la proliferación de mensajes violentos y extremistas”.

En la lucha contra el terrorismo, que se torna difícil “mientras sus videos sigan disponibles en Internet”, hay que buscar la colaboración de grandes empresas tecnológicas, de comunicación y del ámbito del entretenimiento, ya que “son las industrias más creíbles y las que llegan con más eficacia a los jóvenes”, explicó Lesaca.

En concreto, apunta la conveniencia de campañas que contrarresten el efecto de los mensajes violentos.

La crisis de legitimidad y credibilidad en las instituciones, la crisis de los medios de comunicación tradicionales, el empoderamiento de los ciudadanos y el mal uso de las redes sociales está generando un contexto en el que grupos extremistas “tienen más capacidad que nunca para seducir a sus audiencias”, aseveró.

“Estamos ante un escenario peligroso, más barato, eficaz y cuyos efectos son prácticamanente iguales”, escenario para el que las instituciones democráticas tienen que fortalecerse más que nunca y “volver a poner la democracia de moda”.

EFE/Foto: elpais.com