Jurassic World y otras películas de monstruos voraces

shadow

 

El enfrentamiento entre simples seres humanos y monstruos gigantes y hambrientos es una conocida veta cinematográfica que revive con Jurassic World. Pero hace casi un siglo que se realizan cintas al respecto. Desde King Kong y Godzilla para adelante, somos sus presas desguarnecidas.

La versión original de King Kong (1933), un filme que inicialmente fue llamado La octava maravilla del mundo y que narraba la extracción de un portentoso simio de una isla que había mantenido vivos a bestias prehistóricas (muy similar a Jurassic Park y su actual versión Jurassic World) y que terminaba destruyendo Nueva York.

King Kong aparecería en reiterados remakes, uno de los más conocidos es King Kong (1976) con el protagonismo de Jessica Lange como la rubia que desata las desenfrenadas pasiones de la bestia. A pesar de ser taquillera la producción omitió a los demás monstruos de la isla, quitándole espectacularidad. Mucho más fiel a la original es el King Kong (2005) de Peter Jackson.

Godzilla (1954), es creación del cine japonés, un reptil que sufre una mutación presumiblemente por la bomba atómica y que siembra el terror en los mares del país asiático. Con su forma de dinosaurio podríamos decir que es referencia clara, o por lo menos pariente de los monstruos carnívoros de Jurassic World.

Godzilla ha tenido varias adaptaciones, Godzilla ataca de nuevo (1955) es la secuela inmediata de la original. Tuvo mucho que ver con la internacionalización del horror japonés. En  1962, Japón toma prestado a King Kong y elabora el mítico enfrentamiento King Kong vs Godzilla. El cine norteamericano adaptó al reptil en Godzilla (1998) filmada por Roland Emmerich, creador de Día de la independencia. Mejor quedó la reciente producción de Gareth Edwards Godzilla (2014). Japón trabajó Godzilla: Millenium (1999) y Godzilla: Final Wars (2004).

Un clásico del cine de terror es La mancha voraz (no nos referimos al enemigo de ningún detergente, sino al filme de culto de 1958), donde Steve McQueen enfrenta a un ser del espacio exterior con forma de ameba gigante, que va absorbiendo todo a su paso en un pequeño poblado norteamericano.

La cosa (1982) de John Carpenter, es un remake de La cosa de otro mundo (1951), donde la zozobra la siembra otro ser espacial que va devorando a los científicos de una estación de la Antártida. Pero, ya en 1979 Ridley Scott había “asustado” al planeta con Alien, el octavo pasajero. Cinta donde un ser tremendamente voraz va despedazando a los tripulantes de una nave espacial.

Alien tuvo tres secuelas y dos crossovers, anunciándose próximamente nuevas películas. Le sucedieron con éxito Aliens, el regreso (1986) de James Cameron, Alien (1992) de David Fincher, y Alien: Resurrección (1997) del francés Jean-Pierre Jeunet. Luego se le juntaría con otro alienígena come hombres: Depredador, que debutó en solitario contra Arnold Schwarzenegger en 1987, y tuvo una secuela Depredador 2 (1990). Alien vs Depredador (2004) y Alien vs Depredador 2 (2007) se basaron en una historieta y fueron éxitos de taquilla. También hicieron Depredadores (2010).

Cloverfield (2008) es una cinta que hay que mencionar en este género, con la producción del genial J.J. Abrams, se nos presenta una bestia que rara vez recibe un “primer plano”, se recurre más al miedo sicológico. Tiburón (1975) de Steven Spielberg es una joya del sétimo arte, e imperdible, el escualo que siembra el terror en una playa “gringa”. Sus tres secuelas (1978, 1983 y 1987) fueron  una peor que la otra.

Así llegamos nuevamente a Spielberg y Jurassic Park (1993), un parque, donde la atracción son dinosaurios clonados, se sale de control, afortunadamente antes de su inauguración. Pero un grupo de científicos liderados por Sam Neil deben enfrentarse a estos seres, como en toda cinta del creador de ET debían haber niños. Luego vino Lost World (1997) y Jurassic Park 3 (2001) estirando la trama. Jurassic World transcurre con el centro de “diversiones” ya  en funcionamiento y reptiles gigantes con todo el “buffet humano” a disposición. Manuel Salazar