Perú es el país con más ataques de estafa cibernética en Latinoamérica

shadow

 

Cada día surgen más modalidades en la que los ciberdelincuentes buscan la manera de engañar a las personas aprovechándose del exceso de confianza y el descuido que tienen con respecto a cuentas personales.

La creencia de “eso no me pasará a mí’ hace que muchas personas se confíen tanto, hasta el punto de descuidar sus cuentas bancarias o personales; pero lo cierto es que cualquier persona está expuesta al riesgo de fraude en línea.

Es necesario decir que el Internet ha revolucionado nuestras vidas, cambiando la forma en que trabajamos, aprendemos, nos entretenemos e interactuamos entre nosotros. Los beneficios de nuestro mundo conectado a un ordenador o móvil son múltiples, pero también lo son los riesgos, incluido el de ser víctima de una estafa.

El fraude, por supuesto, ha estado presente en distintas formas desde muchísimos años. Sin embargo, la evolución de la tecnología ha permitido que los estafadores tengan una gran amplitud de poder beneficiarse de distintas maneras; actualmente su manera de engañar a las personas es cada vez más sofisticada y difícil de distinguir.

De acuerdo con un informe realizado por la empresa de ciberseguridad, ESET, Perú se encuentra con un 33% de detecciones de ataques de estafa cibernética en comparación de México, Ecuador y Argentina, los cuales oscilan entre el 8% y el 14%.

El phishing o fraude cibernético implica el robo mediante correos electrónicos, aquí el estafador se hace pasar por una empresa de confianza del usuario, para pedirle información personal como su número de tarjeta, su clave, entre otros datos.

Según Mario Micucci, investigador de Seguridad Informática de ESET, detalló que los canales tradicionales más usados por los criminales para consolidar sus estafas son “pasados de moda”; las redes sociales, buscadores, plataformas de streaming y aplicaciones de mensajería como WhatsApp son los nuevos medios de captación.

Para no caer en este tipo de ciberataque, investigadores del equipo de seguridad de ESET, recomiendan desconfiar de los mensajes “condicionales”. Dando como ejemplo, los mensajes de textos de supuestas entidades bancarias, las cuales solicitan el número de tarjeta, con la excusa de evitar el cierre de la cuenta. Sin embargo, detallan que el banco y ninguna entidad bancaria, solicitan información confidencial mediante correo o un sms.

Asimismo, aconsejan tomarse el tiempo de revisar el URL del enlace que envían los supuestos correos o mensajes de texto.

 

Texto: WSV
Foto: Difusión

 

 

También puede ver:

 

Línea 2 del Metro: MML no realizó observaciones al plan de desvíos